Si no arrancan las 176 viviendas, la UOCRA se movilizará en las calles

Si no arrancan las 176 viviendas, la UOCRA se movilizará en las calles

El gremio está cansado de las demoras y teme por la marcha de otras obras.

A raíz de la falta de definiciones concretas sobre el inicio de los nuevos planes habitacionales en la ciudad, en la UOCRA se preparan para concretar protestas en lo inmediato, con el objetivo de que los funcionarios responsables apuren los trámites y no se dilaten más las expectativas. 

En el gremio de los albañiles ya no hay demasiado margen para la paciencia. El dirigente Juan Garrido se ha comunicado en estos días con el titular del IPPV, Jorge Barragán, y otros funcionarios, con la única respuesta de que todo está listo para comenzar. Sin embargo, los trabajos no comienzan y los obreros cipoleños ya tienen mucha bronca por las continuas postergaciones. A esta altura, ya deberían haber empezado las tareas correspondientes a las 176 viviendas del Distrito Vecinal Noreste, cuya ejecución fue confirmada por el gobernador Alberto Weretilneck, el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, y el propio Barragán.

Sin embargo, según Garrido en la actualidad los funcionarios de Provincia, que son el vínculo directo con Nación, no tienen ninguna novedad precisa sobre el arribo de los fondos que permitan a la empresa adjudicataria del plan poner en marcha las tareas.

El dirigente consideró en extremo preocupante la situación habida cuenta de que a esta altura tampoco se cuenta con información amplia y cabal sobre el plan de 200 Viviendas que también se llevará adelante en el DVN.

A ello se debe añadir la incertidumbre por la continuidad de las 404 viviendas, cuyo desarrollo pende de un hilo porque los acuerdos sobre la actualización del valor de cada unidad habitacional aún tienen que ponerse en práctica.

Con este panorama, en la UOCRA habían resuelto ayer lanzar medidas de fuerza durante la semana y su inicio sería inminente. Las próximas horas serán claves para mantener la paz social en el sector de la construcción, en el que los obreros juntan cada vez más presión.

Comentá la nota