Arroyo será el ministro de Desarrollo Social

 Arroyo será el ministro de Desarrollo Social
El gobernador Alberto Weretilneck designó al legislador Ricardo Arroyo al frente de Desarrollo Social y se espera el apartamiento del ministro de Obras Públicas, Fernando Vaca Narvaja. Ayer, frente al evidente desamparo gubernamental existente, ese funcionario aclaró públicamente que sigue en funciones.
Cerca del mediodía, el mandatario oficializó el nombramiento de Arroyo mientras que se prevé su asunción para la semana próxima. Así ubicó a un justicialista de su estrecha confianza y esa confirmación corrió aún más a Vaca Narvaja del gabinete. El hoy ministro designado fue quien solicitó públicamente su renuncia cuando el titular de Obras Públicas criticó las prioridades y decisiones gubernamentales en una entrevista con "Río Negro".

Arroyo será el tercer ministro social del FpV. Los anteriores se fueron mal en su relación con Weretilneck. Jorge Vallaza primero y ahora Ernesto Paillalef. "No vamos a tolerar destratos", dijo en la víspera el Movimiento Evita, en un comunicado, cuando antenoche se había oficializado el cese de su dirigente del ministerio.

El nombramiento de Arroyo sorprendió en la víspera pero su nombre siempre se barajó en los distintos procesos. La última ocasión fue en la elección del secretario General cuando Weretilneck eligió a Matías Rulli.

Este rearmado gubernamental reabrió la posibilidad de que el gobernador y Miguel Pichetto acordaran la reincorporación de referentes del senador. En esa línea, las versiones consignaban la inclusión del legislador Alejandro Marinao. Finalmente, Weretilneck le transparentó el miércoles en Buenos Aires a Pichetto que apartaría a Paillalef y lo anotició que Arroyo sería el ministro. Anoche, el gobernador y el senador volvieron a juntarse en Viedma.

La demora del desenlace de Vaca Narvaja radica en la falta de una reunión del primer mandatario con Carlos Peralta para formalizar esa salida, a partir que el ministro es un allegado suyo y Weretilneck valora el trato político con el vice. Este encuentro se viene postergando y se estima que se daría este fin de semana en el Alto Valle. Demasiado plazo cuando la decisión está tan instalada, con el barilochense Julio Arrieta –actual interventor del IPPV– como primera alternativa.

Así, la situación en Obras Públicas es exageradamente inestable. Ayer, el gobernador se reunió con varios intendentes y repasaron obras, sin convocatoria a esa cartera.

Tan insólito es el escenario que Vaca Narvaja informó –en un comunicado– que "a la fecha no tiene ninguna notificación sobre su alejamiento o separación del cargo" y, por eso, "sigue en funciones hasta tanto sea convocado por el gobernador o reciba el correspondiente decreto de separación del cargo. También dejó bien claro que no presentaría se renuncia, a pesar que hace un mes atrás lo hizo en ocasión de las diferencias suscitadas con el primer mandatario por el manejo del Tren Patagónico.

Simultáneamente, ocho intendentes del PJ difundieron un comunicado en respaldo a los anuncios de restricciones de gastos y también, a la designación de Arroyo. Los jefes locales Luis Albreiu (Villa Regina), Daniel Belloso (Choele Choele), David Mendoza ( Belisle), Sergio Hernández (Lamarque), Juan Apud (Luis Beltrán), Gerardo Bravo (Chimpay), María Maldonado (Pomona) y Fabián Galli (Cordero) resaltaron su satisfacción porque el gobierno realiza "cambios puertas hacia adentro y no a los trabajadores públicos. Es madurez y responsabilidad política", resaltaron. Luego, calificaron que Arroyo es "un militante" del PJ, "un hombre comprometido con la justicia social" y destacaron que esta designación "marcará una nueva metodología del funcionamiento social" en Río Negro.

Tras el nombramiento de Arroyo como ministro, se produce un corrimiento en la Legislatura. Su banca será ocupada por Leandro Tozzi, hijo de Delia Carccioffi, dirigente radical que ocupó cargos municipales y en la provincia.

Comentá la nota