La asamblea de trabajadores de Cúspide protestaron contra Clarín

La asamblea de trabajadores de Cúspide protestaron contra Clarín
El secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio, Sergio Ortiz, denunció que las condiciones de trabajo de los empleados de las librerías Cúspide fueron degradadas desde que la gerencia del Grupo Clarín gestiona esos locales comerciales.
"Hay una serie de acciones por parte de la empresa que no sólo degrada las condiciones en las cuales se presta el trabajo, sino que también ataca la libertad sindical", expresó Ortiz durante una Asamblea de trabajadores realizada hoy por el despido de una empleada.

En ese encuentro, el dirigente gremial advirtió que la mujer fue despedida "claramente en represalia" por haber expresado sus críticas a la empresa, días atrás durante otra asamblea, que fue filmada por el Grupo Clarín "en un claro ejercicio de intimidación"

Ortiz advirtió que esta situación se originó "hace un mes, desde que Fernando Campos, gerente del Grupo Clarín y mano derecha de Jorge Aranda, se hizo cargo de la gestión de Cúspide".

La Asamblea de hoy de los trabajadores de Cúspide se realizó en las instalaciones que el Grupo Clarín tiene en el barrio porteño de Barracas, luego de conocerse el despido de una trabajadora, quien días atrás se pronunció en contra de medidas de ajuste.

Otros trabajadores señalaron también que ha sido notorio el cambio de las relaciones laborales dentro de la empresa desde que el Grupo Clarín puso uno de sus hombres fuertes al frente del management de Cúspide, haciendo hincapié en que la nueva conducción "tiene por objetivo fundamental mejorar el balance de la empresa y que si es necesario realizar ajustes para que los números den se harán""

"Esto hace que el temor de los trabajadores ya se extienda sobre el mantenimiento de los puestos de trabajo", agregaron.

Asimismo señalaron que la reciente mudanza de las oficinas centrales de Cúspide hacia el complejo que concentra todas las oficinas de depósito del grupo Clarín en la calle Ascasubi implica optimizar todo el trabajo logístico de la librería pero no toma en cuenta el perjuicio para los trabajadores.

"En muchos casos se trata de mujeres que deben llegar al predio que dista a varias cuadras del recorrido de las líneas de transporte público a muy tempranas horas de la mañana", explicaron.

Por último, Ortiz dijo que "la empresa había enviado una nota al Gremio con la idea de abrir un espacio de diálogo frente a los diversos reclamos laborales pendientes pero que la nota la mandaron el mismo día que echaron a la compañera ".

"Claramente esto expresa la hipocresía con la cual está acostumbrado a manejarse el Grupo Clarín. Tanto es así que muchos compañeros entendieron que si no reaccionamos fuertemente ante el despido, el temor a la pérdida del puesto de trabajo será la carta que use la empresa para disciplinar los reclamos", agregó.

Coment� la nota