Por asambleas, los bancos cerraron a las 11 y hubo protestas de clientes

El sindicato lanzó un plan de lucha por falta de acuerdo en las paritarias. Acusó al Gobierno de provocar el conflicto. El miércoles se reiterará la medida de fuerza y el jueves habrá paro total de actividades
El reclamo se generó por la falta de acuerdo en las paritarias abiertas con las cámaras empresarias, aunque el gremio apuntó de lleno al Gobierno nacional porque suspendió la reunión de partes en el Ministerio de Trabajo prevista para el jueves. Eso trabó la negociación y fue leído por el gremio como una complicidad de los funcionarios con la patronal.

Por ese motivo a partir de las 11 las puertas comenzaron a cerrarse en casi todos los bancos, salvo, por ejemplo, el Credicoop. Las entidades financieras eran un mundo de gente. Dentro del banco cooperativo, que tiene un salón no muy amplio, había por momentos más de 150 personas intentando cumplir diferentes trámites. Muchos, iban por fondos de desempleo. A las 11 los clientes, advertidos de la protesta bancaria, temieron que se suspendiera la atención. Pero la entidad no se plegó al reclamo sindical. En la esquina, el Galicia ya había cerrado su enorme puerta antigua y enfrente, el Nación tenía presencia de dirigentes sindicales en la puerta que le intentaban explicar a los molestos clientes los motivos de la falta de atención.

Eran las últimas dos horas hábiles para los bancos antes de la Navidad. Por eso la medida generó tanta reacción de la gente, que se lo hizo saber a los empleados de los bancos. “La gente necesita hacer trámites y sacar dinero para pagar cuentas y comprar regalos y ustedes deciden cerrar los bancos dos horas antes. Es una barbaridad, nos toman de rehenes”, le recriminó un cliente a uno de los bancarios frente a la plaza Roca. La queja se replicó en varias ciudades por los mismos motivos.

El encuentro en el Ministerio de Trabajo tenía la finalidad de acordar una pauta de incremento para el primer trimestre del año. “Siempre lamentablemente para estas fechas y sabiendo las ganancias siderales de los bancos en el país, tenemos que enfrentarnos con la soberbia del gobierno y la complicidad de las cámaras empresariales, es el momento de demostrar, primero unidad y sentido común en nuestro reclamo, perseverancia y sensatez y por último no dejarnos confundir ni amedrentar”, señalaba el cartel que en las puertas de los bancos apareció poco antes de las 11 anunciando la medida de fuerza.

Lo cierto es que la medida de fuerza tomó por sorpresa a cientos de clientes que tenían previsto operar ayer antes del largo fin de semana que terminará el próximo miércoles.

Sin embargo, anoche se ratificó que no hubo avances y el miércoles entonces habrá nuevamente asambleas desde las 11.

En tanto que el jueves habrá paro total, por lo que en la próxima semana el único día hábil sin medidas de fuerza será el viernes. Siempre que antes no haya acuerdo o el gremio decida lo contrario.

Comentá la nota