En la CGT aseguran que el triunfo de Cristina precipitará la sucesión de Moyano

En la CGT aseguran que el triunfo de Cristina precipitará la sucesión de Moyano
En la central creen que el recambio se dará antes de marzo porque el liderazgo de Moyano “no va más”. Proyectan fortalecer la unidad de la entidad para negociar con CFK
El contundente apoyo electoral que obtuvo Cristina Fernández en las primarias abiertas del domingo provocó sensaciones encontradas entre la principal dirigencia de la CGT, desde referentes que leyeron el resultado de los comicios como un claro reconocimiento a la gestión del Gobierno hasta aquellos que fueron un poco más allá en el análisis y evaluaron la magnitud del triunfo de la Presidenta como un factor que acelerará la salida de Hugo Moyano de la cúpula sindical y presionará por la rápida definición de una nueva conducción en la central obrera después de octubre.

“Lo que no podemos hacer es empañar el triunfo, que fue inédito. Pero en la CGT tenemos que replantear la estrategia de cara al futuro”, afirmó un importante dirigente cegetista y planteó sin reparos la necesidad de avanzar en la construcción de una conducción de consenso que “termine con el personalismo del uno a uno”, en referencia directa al monopolio que ejerció Moyano en el diálogo con la Casa Rosada desde la llegada del kirchnerismo al poder.

En una línea similar, otro referente sindical distanciado del moyanismo interpretó que con el resultado electoral conseguido el domingo “la Presidenta no necesita de nadie” y consideró que el triunfo de la Casa Rosada hizo añicos cualquier expectativa del camionero por retener el liderazgo cegetista tras los comicios de octubre. “La elección castigó a Moyano tanto como a la oposición. De ahora en más el cambio (en la CGT) lo va a generar el propio Gobierno y a más tardar en marzo habrá una nueva conducción”, advirtió el dirigente.

Quizás palpitando el desenlace de las primarias, en las últimas semanas el propio camionero sinceró ante algunos hombres de su entorno su intención de dejar el máximo sillón de la entidad tras completar su segundo mandato en julio próximo y hasta pareció avalar las gestiones de sus aliados con otros sectores gremiales en la búsqueda de consensuar el nombre de su sucesor. Esas gestiones, según apuntaron voceros sindicales a este diario, apuntan a conformar una nueva cúpula que articule las expectativas de todas las corrientes internas y fortalezca el poder de la entidad en su relación con el Ejecutivo.

“Si seguimos divididos perdemos nosotros. Hace falta una conducción en la que participen todos los sectores y que vaya a negociar directamente con la Presidenta. El estilo de Moyano no va más, se agotó”, comentó un dirigente de buen diálogo con el camionero.

Las movidas internas por un recambio en la cúpula cegetista se aceleraron luego del duro revés que recibió Moyano en su apuesta de ubicar una decena de representantes sindicales en las listas de candidatos del oficialismo para los comicios de octubre. Esa situación multiplicó los reproches y críticas hacia los manejos personalistas del camionero, quien en voz baja especuló que el desplante de la Casa Rosada hacia el gremialismo y la estructura tradicional del PJ podría ser castigado en las urnas. Eso estuvo lejos de ocurrir el domingo: Cristina disfrutó el festejo, pero Moyano fue uno de los grandes ausentes de la fiesta.

Comentá la nota