La CGT aseguró que hay "más de un millón de trabajadores de paro" y se despegó de los piquetes

La CGT aseguró que hay

"La ausencia es casi total en los gremios que realizaron la medida", sostuvo Juan Carlos Schmid, aliado de Hugo Moyano. Aclararon que los cortes de rutas son realizados por sectores que no participan de la huelga nacional

"Podemos observar a partir de imágenes y de información que recibimos de nuestros compañeros que la ausencia es casi total. Hay millones de trabajadores que están de paro. Hay más de un millón de trabajadores de paro",  aseguró Juan Carlos Schmid en una conferencia de prensa de las CGT Azopardo y Azul y Blanca. Sus líderes, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, no estuvieron.

El secretario general de Dragado y Balizamiento aclaró que los sectores que realizan piquetes no responden a la convocatoria del gremialismo opositor y se quejó por la importancia que le dieron los medios de comunicación a los cortes de ruta mantuvieron aislada a la Ciudad de Buenos Aires. "Por ejemplo, nosotros en el puerto no podemos hacer un piquete en el medio de un canal de dragado", ironizó Schmid.

Antes de dar lugar a las preguntas, Schmid aclaró que tanto él como el canillita Omar Plaini y el líder de los empleados de estaciones de servicio, Carlos Acuña, preferían no responder preguntas acerca de los cortes de tránsito porque no fueron ellos quienes lo realizaron: "Los piquetes y cortes corren por cuenta de sectores no representados por los gremios convocantes. Nos gustaría que nos ahorren esta pregunta. Debe ser la cuarta o quinta vez que la estamos aclarando".

Sin embargo, ante la insistencia de los periodistas presentes, Plaini señaló: "Nosotros no hacemos ninguna autocrítica porque no convocamos a esa metodología. Respetamos todas las expresiones populares. No somos quienes tenemos que responder".

Consultado acerca de si hubo adhesiones de gremios oficialistas, el dirigente canillita confirmó que algunas seccionales y empleados sueltos se sumaron a la medida de fuerza por decisión propia y no por las complicaciones para desplazarse por el país por la falta de transporte público. Además, cerró de manera casi terminante la puerta a una reunificación de las centrales: "Nosotros creemos que en la cercanía del Gobierno no vamos a tener respuesta. Ese camino está agotado".

De todas formas, reclamó que los sectores sindicales disidentes sean recibidos por el gobierno nacional para  "un diálogo que no sea para la foto, sino con vocación de cambio". "Esta era la última instancia que nos quedaba para que el Gobierno entienda lo que nos está sucediendo. El pueblo trabajador se expresó, es una forma de hacerles saber lo que está sucediendo en el país", concluyó.

Comentá la nota