Atribuyen el alto precio del tomate a problemas vinculados con la oferta

Atribuyen el alto precio del tomate a problemas vinculados con la oferta
El alto precio del producto, que obligó al Mercado Central de Buenos Aires a recomendar que por 60 días se redujera su consumo, se debe a problemas vinculados con la estacionalidad de la oferta, especialmente por las lluvias que castigaron a los cultivos, indica un informe.
Factores estacionales como las lluvias o la persistente humedad en las zonas de los cultivos, hicieron mermar la producción del tomate, asegura un estudio sobre la oferta y consumo del producto en la Argentina.

El escrito, a cargo del especialista Damián Di Pace, asesor de la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME), indicó que en los últimos 15 días el precio mayorista del cajón de tomate aumentó 100 por ciento y pasó a costar de 80 a 160 pesos.

El informe detalla que un cajón de tomates tiene un peso de 18 kilos y que el precio en las verdulerías oscila entre los 12 y los 18 pesos el kilo.

Agrega que la elasticidad demanda-precio del tomate determina que si disminuye el nivel de consumo del producto se origina una consecuente baja en el precio.

"Antes del alza del precio de este año, el tomate costaba en las verdulerías cerca de ocho pesos el kilo. En el año 2012, también por causas estacionales, llegó a pagarse 25 pesos el kilo", recuerda el escrito.

El informe detalla que en la Argentina el tomate es la hortaliza a la cual se le dedica la mayor superficie en producción bajo invernáculo. Esta característica determina que la oferta se adecúe a la estacionalidad de la demanda.

Hacia fines del invierno y comienzo de la primavera hay faltante de producto por lo que en algunas ocasiones se lo importó de países como Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile.

En la Argentina hay 25.000 hectáreas de siembra de tomate y la producción promedio en los últimos diez años es de 900.000 toneladas.

Indica que entre el 40 y el 50% de la producción se destina al consumo fresco y el 35% a la industria. Agrega que hay 70 industrias en el país que elaboran conservas de tomate.

Respecto a las áreas de producción de tomate en Argentina, detalló con son el NOA, con 1.200 hectáreas (12%); Río Negro, con 1.500 hectáreas (14%) y Cuyo, con 4.487 hectáreas (74%).

Al detallar la especialización de la producción del tomate por provincias, informó que la destinada a uso industrial, en el caso del tomate perita, se da en las provincias de Mendoza, San Juan, Santiago del Estero, Catamarca y Río Negro.

La producción para consumo fresco de tomate redondo se registra en las provincias de Buenos Aires, Salta, Jujuy, Tucumán Corrientes, Santa Fe.

Un estudio de consumo comparado anual per cápita de tomate por países determina que en los EEUU es de 45 kilos; en Chile, 31,7 kilos; en Europa 27,4 kilos; en Argentina 16,9 kilos; en Brasil 16,2 kilos; en Bolivia 10 kilos y en Perú 5 kilos.

En cuanto a canales de comercialización minorista, se indicó que la destinada al consumo fresco en un 70% se realiza a través de verdulerías, mientras que el 30% se canaliza por supermercados.

Por el contrario, en el caso del tomate para envasar, tomate perita, un 90% se comercializa en las bocas de supermercados y un 10% en el canal minorista tradicional de almacenes y despensas.

Comentá la nota