Atsa dijo que despidos no fueron legales

Los empresarios se reunieron con el director provincial de Trabajo sin lograr acuerdo. Despedidos buscan más ayuda.

A raíz del despido de numerosos trabajadores del sanatorio Quintar fuera del marco legal, ayer el gremio de Atsa, con adhesión de taxistas y estudiantes de enfermería, realizaron una jornada de protesta cortando la avenida Hipólito Yrigoyen, frente a las instalaciones de la clínica privada.

El pedido fue brindar a los despedidos la indemnización correspondiente por Ley, teniendo en cuenta los años de antigüedad que muchos llevan en la institución.

“Nosotros seguimos en pos del dialogo para resolver los conflictos, pero se debe dar pronto una solución a todos los trabajadores”, indicó Hilda Soto, secretaria gremial de Atsa en referencia a nuevas medidas de fuerza.

Según relatan, el conflicto surgió porque el “ex Quintar” cambió razón social el lunes, alegando razones económicas despidieron a alrededor de 50 trabajadores. “No se despidió a los trabajadores en el marco de la legalidad, los despidos no fueron realizados teniendo en cuenta la Ley de contrato de trabajo”, indicó la dirigente.

Ante el inminente cambio de denominación, ahora el sanatorio pasaría a llamarse “Los Lapachos”. La protesta tuvo gran convocatoria y fue acompañada por una huelga de hambre de las dirigentes gremiales de Atsa, quienes a mitad de mañana participaron de una reunión entre los nuevos propietarios del sanatorio y el director de Trabajo de la provincia, sin acordar nada. Los manifestantes agregaron que desde tempranas horas de la mañana, se observaron inspectores de la Dirección de Trabajo, que pudieron comprobar que existe recarga horaria y gran cantidad de personal trabajando en sin ningún tipo de contrato.

Una de las afectadas, Gladis Díaz, indicó que ella es una de las tantas empleadas que lleva veinte años de servicio, y que sorpresivamente recibió una nota en la que se le anunciaba su despido. "Los empleados nos pusimos la camiseta cuando el doctor Omar Quintar nos los pidió y de la noche a la mañana nos dejaron sin trabajo, queremos que nos respeten y que sean honestos", expresó preocupada una trabajadora del sector de limpieza del sanatorio.

División de despedidos

La mayoría del personal, que hasta hace 48 horas pertenecía a la empresa Quintar, la cual en forma arbitraria, y sin previo aviso, determinó que fueran despedidos, perdiendo la totalidad de los beneficios ganados legítimamente como antigüedad, horas extras, adicionales, licencia, feriados, etc.

A través de un parte de prensa expresan que la totalidad del personal afectado por estas medidas recurrieron al gremio de Atsa, que después de haber recibido las inquietudes actuaron con total desidia y falta de interés, tanto la dirigencia como asesores legales.

Ante esa incertidumbre, se dirigieron a la sede de la Tupac Amaru, liderada por Milagro Sala, la cual desde primer momento escuchó las inquietudes y se puso a disposición para solucionar la situación. Es así que los despedidos, con asombro, se enteraron que en el sanatorio se encontraban personas manifestándose con quema de gomas y pancartas, situación que produjo rechazo por los despedidos, ya que ninguno se encontraba en esa marcha. “La totalidad eran estudiantes de enfermería, ajenos a la empresa, y Yolanda Canchi, quien salió por los medios como abanderada de nuestra lucha siendo que antes no le intereso darnos una solución ni recibir reclamos”.

Comentá la nota