ATSA escrachó a Ríos en el festejo de FAPESA

ATSA escrachó a Ríos en el festejo de FAPESA
La Gobernadora de Tierra del Fuego acudió a la celebración por el trigésimo aniversario de la fábrica instalada en Río Grande. Y mientras brindaba con los representantes de Philips, afiliados a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina bloquearon los accesos a la planta fabril, exigiendo respuestas a sus reclamos. Permaneció más de dos horas dentro del edificio y logró retirarse por una puerta lateral.
La visita de la gobernadora Fabiana Ríos a la planta fabril de la Fábrica Austral de Productos Electrónicos Sociedad Anónima (FAPESA), para celebrar los 30 años de la firma en Río Grande, terminó convirtiéndose en una pesadilla cargada de incertidumbre para la Mandataria provincial.

Es que representantes y afiliados de la Asociación Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), al Sindicato Unificado de Enfermeros Fueguinos (SUEF) y a la Asociación de Profesionales del Hospital Regional Río Grande (APHRRG) se movilizaron para protestar en el acceso a la planta fabril en la esquina de Islas Malvinas y Corrientes.

Hasta allí había acudido la gobernadora Fabiana Ríos quien, junto al intendente Gustavo Melella, fueron invitados a recorrer las instalaciones de la fábrica que celebraba esa jornada sus 30 años de presencia industrial en la ciudad.

El evento se inició temprano con una recorrida por las instalaciones de la firma que manufactura los productos de la afamada marca holandesa Philips. Ríos fue acompañada por el intendente del Municipio de Río Grande, Gustavo Melella, y la visita estuvo encabezada por el director general de la compañía, Gabriel Gruner, y del director de la planta riograndense, Roberto Cacheda Rey.

Autoridades, funcionarios, empresarios e invitados especiales participaron de una recorrida por los sectores de trabajo observando los procesos de los productos que se fabrican en Tierra del Fuego.

Tras esta recorrida y antes de un ágape el director general de la compañía, Gabriel Gruner, realizó un apretado balance a las actividades de FAPESA en la Ciudad de Río Grande destacando fundamentalmente el ambiente de amistad que se observa entre los trabajadores, los directivos y funcionarios lo que redunda en el resultado del buen funcionamiento de la empresa en la ciudad.

Mientras, fuera del edificio que ocupa una manzana entera, los trabajadores que prestan servicios en el Hospital Regional Río Grande, concretaban una protesta ruidosa y que con el correr de los minutos fue congregando cada vez más manifestantes.

El escrache

Cerca del mediodía, y alertados por un mensaje de texto –los trabajadores se encontraban en asamblea– decidieron movilizarse y protestar en el acceso al predio, buscando hacerle saber a Ríos el descontento que existe en el nosocomio por la falta de diálogo entre los trabajadores y las autoridades provinciales.

Permanecieron en el lugar por casi dos horas. Los bombos y redoblantes resonaron a lo largo de todo ese período. Cuando la protesta ya llevaba unos treinta minutos, el grupo se dividió en dos buscando cubrir la posible salida de Ríos desde los depósitos de la planta fabril, sobre calle Corrientes.

Más tarde, se hicieron presentes en el lugar afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), acompañados por la cúpula dirigencial de dicho sindicato en la ciudad. Como ATE también tiene planteos irresueltos con el Gobierno, consideraron propicio sumarse a la protesta que a esa hora ya congregaba a un centenar de trabajadores en el acceso a FAPESA.

Sin que oficialmente se conozca el momento exacto en que Fabiana Ríos abandonó el lugar, se supo que la Gobernadora pudo salir del edificio pasadas las 14.30 por una puerta lateral del depósito, sobre la calle Corrientes, un rato después de que los manifestantes se retiraran del lugar.

“Acá se avasallaron los derechos de los trabajadores”

El secretario de finanzas de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), Alejandro Pérez, señaló durante la protesta que “nosotros entendimos que los trabajadores a los que representamos, le quieren decir ellos mismos a la Gobernadora lo que pasa porque no es lo mismo (que lo hagan) los dirigentes”.

“Acá se avasallaron los derechos de los trabajadores y más precisamente de nosotros, que somos esenciales”, remarcó a la vez que advirtió: “Si no podemos hablar con Fabiana Ríos hoy, será mañana; donde vaya la Gobernadora ahí estaremos. Acá llevamos 100 días de plan de lucha y es histórico. Este es un Gobierno que no les ha dado pelota (sic) a los trabajadores”.

En cuanto a la posibilidad de volver a renunciar a las horas de guardias, más allá del fallo judicial adverso, Pérez señaló que “todavía no se ha llegado a una decisión firme, se sigue evaluando esta situación y sino iremos todos al Juzgado, le diremos a la jueza Edith Cristiano que no vamos a trabajar y que nos metan preso a todos juntos”.

“Hasta la Justicia se ensaña con nosotros”

La secretaria gremial del Sindicato Único de Enfermeros Fueguinos (SUEF), Mónica Moyano, dijo durante el ‘escrache’ que “esperamos más de 100 días y creemos que tenemos que tener una solución, porque si no parece es una cuestión de capricho”.

“Hasta la Justicia se ensaña con nosotros, pareciera que no somos dueños de nuestras horas de descanso”, recriminó a propósito del fallo de la Justicia laboral que los obliga a cubrir las horas de guardia.

Por otro lado, Moyano enfatizó que “queremos hacer conocer nuestro reclamo y que la Gobernadora, de una vez por todas, se dé cuenta de que somos trabajadores sin privilegios y que solo reclamamos lo que consideramos nos corresponde”.

Comentá la nota