Audiencia papal genera fricción interna en la CGT oficialista

Audiencia papal genera fricción interna en la CGT oficialista
El aura de paz del Vaticano generó tormentas internas en la CGT oficial. Una delegación de esa central viajará mañana a Roma para mantener el miércoles una entrevista con el papa Benedicto XVI.
La comitiva, organizada por el taxista Omar Viviani, no contará con la presencia del metalúrgico Antonio Caló y desde otros sectores de la organización hubo quejas por un supuesto carácter inconsulto de la visita.

Viviani viajará junto a Héctor Daer (Sanidad), Horacio Ghilini (docentes privados), Omar Suárez (marítimos), Marcos Castro (Capitanes de Ultramar), Norberto Di Próspero (personal legislativo) y Juan Palacios (telecomunicaciones).

Caló, anoticiado de la audiencia gestionada por el taxista, se bajó de la comitiva con el argumento de que no era prudente en la actual coyuntura económica encarar un traslado de esas características.

Como informó este diario semanas atrás, la participación de la CGT oficialista en la tradicional audiencia papal de los miércoles es fruto de la relación aceitada y de años entre Viviani y el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales en la Santa Sede y antes hombre fuerte durante el papado de Juan Pablo II.

Cuando trascendió el encuentro, el secretario general de la central resolvió desechar la invitación. Más allá de considerarla inoportuna, Caló hizo coincidir la audiencia con la fecha de sus vacaciones familiares.

Tampoco irá el segundo de la central, el estatal Andrés Rodríguez (UPCN).

Aval

Pero la visita también causó malestar en otros sectores de la CGT reconocida por el Gobierno. Por caso, quedó fuera de la comitiva Gerardo Martínez, secretario del área de Relaciones Internacionales de esa central y reconocido por su participación constante en foros multilaterales. El líder de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) lo entendió como una desautorización.

A excepción de Daer, la delegación estará integrada por dirigentes del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que coordina Viviani y que reúne a los exaliados de Hugo Moyano en la anterior estructura de la CGT. Sobre esa premisa, parte de la cúpula de la central sindical alegó que los participantes del viaje no cuentan con el aval para mantener la audiencia en representación de toda la CGT.

A partir de la controversia, los organizadores intentaron mantener el traslado en reserva. Consultado por este diario, Daer dijo que el viaje fue en respuesta de "una nota firmada por Viviani, Caló y Armando Cavalieri (Comercio) en la que se pedía una audiencia". La diplomacia vaticana la concedió para el 6 de fe brero, con el carácter público de las que el Joseph Ratzinger mantiene los días miércoles.

"No vamos por un tema confesional. Se trata de ir a la audiencia con el Papa para exponerle temas relacionados con la crisis internacional, las diferencias regionales y la situación de los trabajadores en la Argentina y en el mundo", contó el dirigente del gremio de la Sanidad.

Los viajeros se alojarán en un hotel próximo a la sede del Vaticano y calculan permanecer en Roma una semana.

Negocios

En los sectores más molestos por el viaje dejaron trascender que parte de la comitiva podría hospedarse en una vivienda que se supone pertenece a Viviani, próxima a los negocios gastronómicos que -comentan los mismos dirigentes- monitorea en sus traslados frecuentes a la capital italiana.

El taxista estuvo cerca de Benedicto XVI en al menos dos ocasiones más: en noviembre de 2009 integró la comitiva presidencia que fue recibida por el Papa en la sala clementina del Vaticano en ocasión de conmemorarse el 25o aniversario del acuerdo por el canal Beagle. Y en mayo de 2011 integró una delegación encabezada por José Pampuro que participó de la misa por la beatificación de Juan Pablo II.

Mientras Viviani alimenta su vínculo con la Iglesia a través del cardenal Sandri, su par de SADOP, Horacio Ghilini, tiene su propio nexo con la estructura eclesiástica. Integra el sector conocido como "los cristianos" por unos o "los jesuitas", por otros, que mantienen una relación estrecha con la jerarquía local del catolicismo.

Comentá la nota