Aulas vacías para empezar las clases

Aulas vacías para empezar las clases
Los gremios docentes aseguraron que fue alto el acatamiento a la huelga. Sileoni ratificó que “no hay posibilidad de reabrir la paritaria” y que la responsabilidad de cerrar los acuerdos salariales es de las provincias. Hoy sigue el paro en Buenos Aires.

El paro nacional docente convocado por los cinco gremios que tienen representación en todo el país se sintió ayer en 16 provincias, donde las clases debían haber comenzado. Los sindicatos que reúnen a los maestros protestan contra el aumento salarial del 22 por ciento otorgado por el Gobierno y contra el cierre de las negociaciones a nivel nacional. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, avisó que “no hay posibilidad de reabrir la paritaria”, y reiteró que la negociación nacional sólo cumple “una función ordenadora”, y que la responsabilidad de definir los sueldos docentes recae en las provincias. Mientras, la situación más compleja parece planteada en la provincia de Buenos Aires, donde aún no hubo una oferta oficial y mañana habrá una nueva reunión. Allí, la huelga de los maestros continuará también hoy, al igual que en otras cinco provincias. La titular de Ctera, Stella Maldonado, sostuvo que el gobernador Daniel Scioli “ha hecho profundizar la crisis con medidas incorrectas y una gestión muy débil, muy defectuosa”, y advirtió que la medida de fuerza podría repetirse la semana próxima.

De los 6,4 millones de estudiantes de nivel inicial y primario, la huelga de ayer dejó sin clases a unos 5,5 millones de chicos en todo el país y hoy afectará a unos 3,5 millones. El ciclo lectivo sólo comenzó en Misiones, Santiago del Estero, Chubut, San Luis, La Rioja y Salta (en algunos distritos).

La huelga nacional de 24 horas fue convocada por UDA, AMET, CEA y Sadop, gremios alineados a la CGT que lidera el metalúrgico Antonio Caló, además de la Ctera, la federación mayoritaria en el sector docente, nucleada en la CTA de Hugo Yasky. Los cinco gremios reclaman un aumento del piso salarial superior al 22 por ciento resuelto por el gobierno nacional.

“No hay posibilidad de reabrir la paritaria –salió a responder el ministro de Educación–. Ojalá no suene soberbio, pero ya tuvimos un mes para discutir. Unilateral hubiese sido llegar con 17 por ciento y no me muevo de acá. Del 17 se movió al 20 y del 20 al 22. Es una paritaria ordenadora”, argumentó Sileoni, quien encabezó el acto de inauguración del ciclo lectivo en Formosa. “Las provincias tienen la tarea de alcanzar los acuerdos”, agregó, y consideró que “en un par de días sólo quedarán (por resolver) las más difíciles”.

Para la titular de Ctera, Stella Maldonado, “no ha habido voluntad de mejorar” la oferta salarial. “Si hubiese sido una propuesta que se acerque al 24 o 25, podríamos perfectamente haberla considerado.” “Es un aumento en tres tramos, con un primer tramo muy largo de marzo a septiembre, que lleva el salario inicial al maestro de grado de jornada simple sin antigüedad a 3248 pesos, recién en diciembre a 3430, que se cobra en enero de 2014. No hemos encontrado ningún aspecto positivo en la propuesta que nos haya permitido aceptarla”, insistió.

El paro nacional se sintió –con adhesión total o parcial– sobre todo en las escuelas públicas de Buenos Aires, La Pampa, Jujuy, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe, Tucumán, Mendoza, Chaco, Santa Cruz, Catamarca, Córdoba, San Juan, Neuquén, Corrientes y Río Negro. La huelga seguirá hoy en Santa Cruz, Neuquén, Entre Ríos, Mendoza y Santa Fe. También en la provincia de Buenos Aires, donde asiste la mayor cantidad de alumnos y donde las medidas de fuerza podrían extenderse la semana que viene (ver aparte).

Hoy está previsto que empiecen las clases en Tierra del Fuego –donde algunos docentes irán al paro– y mañana deberían comenzar en la Ciudad de Buenos Aires, si es que los gremios porteños aceptan la propuesta salarial que hizo el gobierno del PRO. La oferta del macrismo fue de un aumento del 28,8 por ciento para los maestros con antigüedad y del 31 por ciento para el salario de bolsillo de los docentes que recién se inician, siempre en dos cuotas, a aplicar en marzo y julio. El promedio general de aumento –si se consideran todos los cargos– ronda un 26 por ciento. La propuesta se pondrá en discusión en el plenario de UTE-Ctera que se llevará a cabo hoy por la mañana. El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, se manifestó “optimista”. Pero el secretario general de UTE, Eduardo López, advirtió que se evaluarán “tres propuestas: iniciar las clases y rechazar el acta; rechazar el acta y realizar un paro; o aceptarla. Lo pondremos a consideración en la reunión”.

Comentá la nota