Aumentan la tensión y es incierto el desenlace del conflicto en el puerto

No hubo ningún avance para destrabar la huelga de los marineros. Ayer circuló un rumor que alertaba sobre una movilización del Simape, que no se produjo. Igual, algunas plantas suspendieron actividades y aconsejaron al personal que retirara los vehículos de la vía pública.
Ante al temor de que se produjeran nuevos incidentes, ayer la actividad en el puerto de Mar del Plata se desarrolló en medio de una notoria presencia de personal de seguridad de distintas fuerzas, la cual estuvo acompañada por algunas medidas preventivas adoptadas por parte de empresas, comercios y algunos organismos públicos de la zona.

Las prevenciones llegaron inclusive al Palacio Municipal, donde ante la posibilidad de que hubiera manifestaciones, hubo una inusual cantidad de efectivos de la policía de la provincia distribuidos en las diversas puertas de acceso al edificio y en sus alrededores.

Si bien tras los violentos disturbios ocurridos el lunes, ayer no hubo nuevos incidentes de magnitud, la sensación de que pudiera suceder algún episodio de esa naturaleza estuvo instalada durante buena parte de la jornada. Bien temprano, más de un centenar de personas nucleadas en una organización autodenominada Coordinadora de Trabajadores de Base del Puerto se concentró en la esquina de Edison y 12 de Octubre, desde donde partieron en una movilización que recorrió la zona.

La columna integrada por algunos fileteros y liderada por dirigentes sociales, transitó por distintas calles del barrio distribuyendo panfletos con consignas en contra de "los empresarios y los burócratas sindicales". Antes del mediodía, el rumor respecto de la posibilidad de que hubiera otras movilizaciones que terminaran en incidentes se esparció rápidamente, lo que motivó que algunos frigoríficos decidieran suspender sus actividades y aconsejaran a su personal retirar sus vehículos de la vía pública. A esa hora, la misma precaución fue adoptada en algunos comercios de la zona y dentro de diferentes establecimientos ubicados dentro del puerto.

La hipótesis de que pudiera ocurrir algún hecho de violencia también había motivado que, a varias cuadras de distancia, en el Palacio Municipal, se observara la presencia varias decenas de policías, varios de los cuales portaban equipamiento para actuar frente a posibles disturbios. Finalmente, la mañana transcurrió sin que se registraran hechos de gravedad, como los que sí habían sucedido el lunes, cuando integrantes del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) se enfrentaron con trabajadores y armadores que pretendieron ingresar a los muelles para alistar a algunos buques pesqueros en medio de la huelga que, desde hace más de 100 días, lleva adelante el gremio. Respecto de la evolución del conflicto en sí, no surgieron novedades concretas.

Negociaciones suspendidas

Más bien cualquier alternativa de negociación pareció quedar suspendida frente al recelo que generó el enfrentamiento ocurrido anteayer en el ingreso a los muelles y la detención del secretario gremial del Simape y director del consorcio del puerto, Rodolfo Chávez. Según pudo saber LA CAPITAL, los únicos contactos entre empresarios y dirigentes del gremio se dieron para tratar de recomponer la relación luego de que algunos integrantes del sindicato aparecieran claramente vinculados al ataque al armador José Ramacci quien resultó uno de los principales agredidos al tratar de ingresar a un muelle.

Este hecho, así como otros episodios ocurridos en lunes, son por estas horas objeto de investigación de la Justicia Federal, que tiene en su manos varias de las causas iniciadas en el marco del conflicto en el puerto, como por ejemplo, el incendio de la sede de la Cámara de Armadores. Entre los hechos ocurridos anteayer y que están siendo documentados figuran, además, el vuelco de un contenedor en la salida de los muelles que impidió que los trabajadores que habían ingresado para alistar los buques (en su mayoría nucleados en el SOMU) pudieran salir por tierra, viéndose obligados a evacuar el puerto por medio de lanchas.

Comentá la nota