Aumento de $1.450 a municipales de Plottier

Aumento de $1.450 a municipales de Plottier
El incremento será abonado en tres cuotas.
Tras una semana de conflicto, que incluyó la toma de instalaciones de edificios municipales de Plottier, el Ejecutivo municipal y los gremios llegaron a un acuerdo de aumento salarial, que consiste en 1.450 pesos a pagarse en tres cuotas, de las cuales una parte será remunerativo y bonificable, y el compromiso de una nueva mesa de negociación para el mes de agosto.

Pasadas las 21, los delegados gremiales y los representantes del Ejecutivo municipal firmaron el acta acuerdo, donde establecieron que a partir de mayo cobrarán 200 pesos de aumento bonificables y 350 pesos no remunerativos ni bonificables. En tanto, en junio los empleados percibirán un aumento de 300 pesos correspondiente al refrigerio y para julio recibirán 200 pesos que alcanzarán el básico y 400 no remunerativos.

De esta forma los dirigentes de los cuatro sindicatos con representación en el Municipio de Plottier levantaron las medidas de fuerza y acordaron volver a sentarse para discutir salarios a partir de agosto.

Con el acta en mano, los trabajadores de ATE festejaron el aumento salarial logrado en la carpa que habían instalado frente a la dependencia municipal, mientras que los nucleados en el Sindicato de Empleados Municipales de Plottier (SEMP) lo hicieron en las instalaciones de la Casa de la Cultura.

Esa dependencia municipal estuvo tomada por más de 24 horas en reclamo de las mejoras logradas ayer.

Antes de arribar al acuerdo, los gremios municipales y el Ejecutivo mantuvieron una serie de reuniones en el salón de la Cooperativa de Servicios Públicos.

Previo a la firma del acuerdo, el intendente Andrés Peressini explicó que durante las reuniones se estaban manejando los mismos números de la última oferta pero que se estaban discutiendo “diferentes propuestas en cuanto a los porcentajes en blanco”.

La toma de la oficina de Recaudaciones de la Municipalidad, que se había iniciado el jueves pasado, provocó numerosos inconvenientes entre los vecinos y comerciantes que padecieron la situación.

Todas las dependencias municipales estuvieron cerradas, con lo cual los contribuyentes no pudieron abonar los impuestos inmobiliarios, del automotor, entre otros.

Comentá la nota