El aumento por decreto profundizó el conflicto

Tras la decisión provincial de otorgar un 22,6% a pagar en tres cuotas, más de la mitad de los maestros públicos bahienses no dio clases. Lunes y martes habrá paro y se sumarán los privados.
Luego del cierre de las paritarias docentes, decretado de manera unilateral por el gobierno de la provincia de Buenos Aires a última hora del jueves, más del 50% de los maestros públicos de Bahía Blanca no concurrió ayer a las escuelas.

Los datos suministrados por la Jefatura Distrital indican que de 5.435 docentes que deberían haber dado clases en los diferentes establecimientos, un total de 2.836, es decir el 52%, no se presentó en su trabajo, a la vez que adhirieron a la jornada de protesta y asamblea conjunta convocada por SUTEBA y el Centro de Educadores Bahienses (CEB).

El máximo nivel de adhesión se registró en el turno mañana, con un total de 1.724 maestros ausentes, de un total de 2.741, es decir un 62%, mientras que en el turno tarde ese porcentaje se redujo al 40%, ya que 1.112 adhirieron a la convocatoria, de un total de 2.694.

Después del mediodía, ambos gremios realizaron una multitudinaria asamblea conjunta en la ENET Nº 2, ubicada en Azara al 1000, en la cual estimaron la presencia de unos 1.500 educadores.

En la misma decidieron ratificar el paro de 48 horas para lunes y martes de la semana que viene, a la vez que rechazaron el aumento del 22,6% a pagar en tres cuotas establecido por el gobierno de Daniel Scioli.

"Nos resulta una vergüenza esa cifra porque vamos a terminar de cobrar la suba en enero de 2014, con lo cual, debido a los niveles de inflación del 25%, habremos perdido poder adquisitivo por segundo año consecutivo", dijo el titular local de SUTEBA, Raúl López.

La secretaria de organización gremial, Gabriela Delfino, anticipó que imagina un año conflictivo, cargado de reclamos y protestas.

"Desde hace varios años que se vienen acumulando reclamos. Sin embargo el presupuesto otorgado por el gobierno no contempló refacciones edilicias en escuelas. Nuestro reclamo no es estrictamente salarial. Muchas instituciones públicas se están cayendo a pedazos, como los hospitales, donde hay deficiencias graves y faltan insumos. En el caso de las escuelas no se cubren cargos, no pagan sueldos a términos, entre otras cuestiones", dijo.

Desde el gremio que nuclea a los docentes de establecimientos privados, SADOP, informaron que adherirán al paro de 48 horas convocado por el Frente Gremial Bonaerense.

"La oferta con la cual cerraron la paritaria no convence a ningún maestro. Seguimos consustanciados con la lucha, e incluso logramos que el gobierno mejorara su oferta en cuatro puntos a partir de llevar el conflicto a la calle", dijo Luis Di Rocco, vocero de SADOP.

A última hora de la tarde realizaron una marcha en el centro con varias antorchas y velas encendidas, en referencia a la intención de "iluminar la oscuridad en la que se encuentra la educación en los tiempos que corren", explicaron.

Asimismo, se confirmó que a la huelga se sumará la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Por otro lado, Raúl López también se refirió a un trascendido que indica que un grupo de padres de alumnos de una escuela primaria se presentaría en la Justicia para denunciar los repetidos paros docentes.

"La denuncia no tiene sustento legal. Además este grupo es minoritario, porque el resto de la sociedad acompaña el reclamo que llevamos adelante porque no es sólo un problema salarial, sino por la educación pública en su totalidad", dijo.

Si bien desde el grupo de padres manifestaron no ser opositores al reclamo solicitarán que se respeten los derechos de los alumnos, ya que remarcan que en definitiva resultan los más perjudicados por el conflicto.

El jueves, alrededor de 7.000 personas entre docentes, médicos y empleados judiciales, además de particulares, marcharon por el centro de Bahía Blanca en reclamo de mejoras en materia de educación, salud y justicia.

Comentá la nota