Los aumentos a policías calientan las paritarias de docentes y estatales

Los aumentos a policías calientan las paritarias de docentes y estatales
Las subas del 50% debilitaron a mandatarios y amenaza el éxito del acuerdo de precios y salarios que quiere impulsar el Gobierno central. Paran empleados de la salud
Los aumentos bajo presión a las policías provinciales de alrededor del 50% ya presionan a las negociaciones paritarias para el año entrante. Si el Gobierno esperaba contener los reclamos en guarismos cercanos al 20% y acordar precios y salarios, gremios estatales adelantaron exigencias y comenzaron a movilizarse en todo el país. Como telón de fondo, 2013 cerrará con una inflación de entre 27% y 28%, según consultoras privadas.

El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, firmó ayer un decreto que elevó el sueldo básico de un policía ingresante a $ 8.570, que serán $ 9.000 desde enero. Además, subió a $ 1.300 mensuales el adicional por uniforme y elevó las horas extras (Co.Re.S) de $ 14 a entre $ 21 y $ 50. El básico de bolsillo de un efectivo ingresante de la Policía Bonaerense rondaba los $ 5.700.

La mejora amenaza con abrir un conflicto con los efectivos del Servicio Penitenciario, cuyos salarios de bolsillo rondan los $ 5.000 para los ingresantes. Los trabajadores entregaron anoche un petitorio al Ministerio de Justicia Ricardo Casal.

Scioli también deberá hacer frente a los reclamos de los docentes, que arrastran una paritaria que se cerró por decreto tras seis meses de conflicto este año y que luego tuvo algunos puntos de mejora. La titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petroccini, adelantó que “se avecina un año de conflicto; pedimos paritarias libres, sin condicionamientos, sin topes ni decretazos y vamos por la recomposición del básico”. Y afirmó que “va de suyo que el incremento deberá dar cuenta de la pérdida de poder adquisitivo”.

En Santa Fe, el gobernador Antonio Bonfatti anunció ayer que el salario básico de la policía provincial pasará a $ 8.100, algo rechazado por los protestantes. Representa un aumento de casi 53%, desde los actuales $ 5.300.

La suba es similar a la otorgada por José Manuel de la Sota en Córdoba, que elevó el básico de $ 5.000 a $ 8.000. El gobierno cordobés debió enfrentar luego paros de estatales y adelantar las negociaciones con empleados de la administración pública y docentes. Algo parecido ocurrió en otras provincias del país.

Según fuentes del Ministerio de Seguridad nacional, “no es una discusión salarial”. Lo que ocurre “es una extorsión de facto que logró someter a algunos gobiernos provinciales, que al sentirse acorralados no evalúan el impacto que puede tener en futuras paritarias”.

Efecto dominó

La CTA opositora llamó ayer a un paro nacional. “La emergencia que marcan los levantamientos policiales en varias provincias deja al descubierto que debajo del relato oficial son las fuerzas de la represión las que, en última instancia, tienen encomendado responder a las justas demandas del pueblo trabajador”, indicó la Central de Pablo Miceli. La CTA sostuvo que solo “un paro nacional puede romper el autismo del Gobierno”. Y manifestó su “preocupación ante la falta de reacción del Gobierno frente al grave cuadro social que vive el país”.

La Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa) anunció paros en hospitales de una decena de provincias. “Si bien el aumento salarial a las fuerzas de seguridad es justo, lo que es indigno es que los gobiernos provinciales permitan el vaciamiento del sistema público y desoigan el reclamo de los trabajadores de salud‘”, dijo Jorge Yabkowski , presidente de Fesprosa, en un comunicado.

Comentá la nota