Aunque sin unidad gremial, la huelga del martes promete un caos en las calles

Aún sin acuerdos para realizar una masiva marcha gremial anti K, la CTA disidente hará un acto en la Plaza y las otras CGT paran todo.

Por Emilia Delfino / Rosario Ayerdi

Hugo Moyano y Pablo Micheli junto a otros sindicalistas opositores buscan no sólo paralizar la ciudad de Buenos Aires, sino que el paro convocado para el martes se sienta en todo el país. Para ello ya garantizan la adhesión de diferentes gremios y preparan cortes en distintas rutas nacionales y provinciales.

“La idea es paralizar, vaciar la ciudad, desaconsejar a la gente que salga de su casa o vaya a trabajar”, explicaron desde la CGT opositora de Moyano. Además del paro de actividades, la CTA de Micheli será quien movilice. “El objetivo es crear una red de piquetes que intentarán paralizar los ingresos a la Capital Federal y habrá cortes de ruta en todo el país”, contaron desde el sector de Micheli.

Los gremios clave que se unirán a los cortes de ruta serán el sector de los camioneros, trabajadores de peajes y ruralistas. También se unirán la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), liderado por Raúl Castells. La Uatre de Gerónimo “Momo” Venegas y la Federación Agraria ya adelantaron que serán los encargados de cortar rutas en todo el país. En el interior, habrá cortes simbólicos, aunque desde la CGT aseguraron que impedirán el paso de vehículos de transporte público, pero no de los particulares.

Mañana los organizadores terminarán de definir los detalles del paro y la movilización convocada en reclamo por la suba del mínimo no imponible de Ganancias, la universalización de las asignaciones familiares y la deuda del Estado con las obras sociales gremiales. El viernes, al ser reelecto en el sindicato de Camioneros, Moyano ratificó el paro para “terminar con las dádivas y la caridad que pretende dar este Gobierno”, aseguró el sindicalista en el discurso en el que rechazó la “dádiva” que significó para su sector la exención del pago de Ganancias para la segunda cuota del aguinaldo que anunció Cristina Fernández el miércoles.

En Mar del Plata, su ciudad natal, Moyano asumió un nuevo período al frente de la Federación de Camioneros y aprovechó para dar algunos detalles sobre el paro nacional del próximo martes que tendrá como caras visibles a Luis Barrionuevo, Pablo Micheli (CTA) y Eduardo Buzzi, de la Federación Agraria.

Los gremios todavía no activaron la maquinaria para recalentar la calle. Se espera que el fin de semana Luis Barrionuevo lance spots en la televisión y la ciudad se llene de afiches convocando al paro.

Moyano intentó disuadir a Micheli de realizar una movilización conjunta y masiva pero no hubo acuerdo. “La CTA, la CGT de Barrionuevo y la CGT de Moyano paran, pero sólo se moviliza la CTA, aunque camioneros colabore con los cortes. Moyano y Barrionuevo creen que cualquier movilización queda chica después del cacerolazo del 8N. Por eso no quieren movilizar”, confió un hombre que integra la organización de la huelga.

Con el paro del gremio de camioneros, quedará paralizada la distribución de caudales, recolección de residuos, y la repartición de alimentos y combustible, entre otros. También adherirán los ferroviarios de la línea Sarmiento y se espera la aceptación del paro de un sector de los metrodelegados. Los técnicos aeronáuticos, un sector de los pilotos, las azafatas de LAN, Sol y Los Andes; y los tripulantes nucleados en Atcpea, paran con el objetivo de impedir la salida de vuelos. Ante esta situación las diferentes líneas aéreas ya están reprogramando los vuelos internacionales del lunes a la noche y martes. Por su parte, los ruralistas, estacioneros de servicios también paran. También se unirán los recibidores de granos, por lo que no habría embarque de soja durante 24 horas, y los portuarios.

Comentá la nota