“Sin autoridad moral”

“Sin autoridad moral”
En la CTA señalaron que la cumbre de Moyano y Barrionuevo “más que un encuentro sindical es un encuentro político para armar un frente opositor”. Los cuestionamientos desde el FpV y el Evita.

La devaluada cumbre del sindicalismo opositor en Mar del Plata fue criticada por los sectores gremiales que no están enrolados en las facciones que responden al camionero Hugo Moyano y al gastronómico Luis Barrionuevo. Desde la CTA, Roberto “Beto” Pianelli consideró que el cónclave “más que un encuentro sindical es un encuentro político para armar un frente opositor”. El diputado nacional del Frente para la Victoria Edgardo Depetris, ex dirigente de los mineros de Río Turbio, calificó el encuentro marplatense de “más de lo mismo” y advirtió que los dirigentes que se reunieron allí “no expresan lo mejor del sindicalismo”. El diputado bonaerense del FpV y dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro, por su parte, le apuntó al gastronómico: “No tiene autoridad moral” para criticar al Gobierno, afirmó. Ni Daniel Scioli ni Sergio Massa ni Juan Manuel de la Sota respondieron a las críticas de Barrionuevo, que los acusó de “no tener huevos” por el faltazo.

“La cumbre de Barrionuevo y Moyano no va a aportar mucho en el debate, están viendo cómo recuperan protagonismo y decisión en el partido justicialista”, dijo Depetris sobre el disminuido encuentro convocado por las CGT Azopardo y la CGT Azul y Blanca en Mar del Plata. Al mismo tiempo, consideró que en ese espacio sindical “no hay un debate que ponga en discusión cómo resolvemos los problemas. Desde ese lugar no hay una propuesta para mejorar la situación política y social”.

“Los trabajadores argentinos estamos en todo el país atentos al tema principal, que es la defensa de los puestos de trabajo”, sostuvo Depetris para remarcar luego que “no hay ninguna duda de que el gobierno de Néstor y Cristina han cambiado el paradigma: el modelo económico del pasado siempre fue ajuste y Argentina se ha industrializado y ha incorporado cinco millones de puestos de trabajo en estos años”.

En la misma línea, el diputado insistió en que “el 98 por ciento de los trabajadores están incorporados al sistema previsional, el impacto de la Asignación Universal por Hijo es impresionante. Argentina necesita consolidarse sobre el eje de seguir fortaleciendo el empleo y por eso la agenda del movimiento sindical debe ser terminar con el trabajo ilegal”.

Navarro, en tanto, relativizó el reclamo del plenario realizado por el sindicalismo opositor, al afirmar que “la reunión de Mar del Plata tuvo un encuadre más político que sindical, ya que tanto Moyano como Barrionuevo son opositores al Gobierno”. “Cuando se mezclan las cuestiones gremiales con las políticas, los que pierden son los trabajadores. En la Argentina hay varias centrales obreras y los que se perjudican son los trabajadores, y los que se benefician son empresarios”, remarcó.

De todas maneras, Navarro prefirió diferenciar entre los dirigentes que convocaron al cónclave sindical y le apuntó al gastronómico. “Barrionuevo estuvo ligado a un gobierno neoliberal de los ’90, por lo que no tiene mucha autoridad moral para hablar”, sostuvo el legislador provincial. Sobre Moyano, aseguró que “es difícil de entender” su posición porque “enfrentó a Barrionuevo, acompañó a este gobierno y por una cuestión política se distanció. Ojalá que recapacite porque este proyecto ha construido seis millones de puestos de trabajo”.

Para el dirigente de los metrodelegados y representante de la CTA Roberto “Beto” Pianelli, el cónclave del tándem Moyano-Barrionuevo “más que un encuentro sindical es un encuentro político para armar un frente opositor, por eso el enojo y la angustia que manifiestan frente a la deserción de los referentes políticos que ellos mismos invitaron”. Y agregó: “Son dirigentes que dejaron de lado los intereses de los trabajadores, que hoy pasan por la lucha contra la tercerización y el trabajo en negro, por sus propios intereses políticos”, sostuvo Pianelli sobre el encuentro marplatense. “Cada vez que se juntan para unirse en un frente opositor se encuentran con un tren fantasma, donde un porcentaje más o menos termina por alejarse porque una foto en medio de ese panorama no le suma”, sentenció Pianelli sobre la deserción de los referentes políticos a los que Moyano y Barrionuevo invitaron como los “candidatos presidenciables del peronismo”.

Los dardos contra Scioli, Ma-ssa y De la Sota lanzados desde Mar del Plata no obtuvieron respuesta directa de los aludidos. Sólo el intendente massista de Olavarría, José Eseverri, salió en defensa de su líder: “Si de algo dio muestras Massa ha sido de su coraje y decisión de encabezar un proceso de transformación en la Argentina”, sostuvo, y le apuntó al tándem sindical. “Las declaraciones las hizo (Barrionuevo) con Moyano, quien acompañó (en las elecciones) a Francisco de Narváez como muleto de Scioli”.

Comentá la nota