Avances en las gestiones del STM para derogar la ley 11.757

Se mantienen reuniones desde la Federación de Sindicatos Municipales con autoridades provinciales • Además el gremio organiza la cena de los municipales para festejar su día
La ley 11.757, es una herencia del gobierno de Eduardo Duhalde y ha generado condiciones de desigualdad laboral para los trabajadores municipales, razón por la que los trabajadores intentan la derogación de la misma. En el día de ayer, el Sindicato de Trabajadores Municipales informó respecto a los avances que se han producido en los últimos días.

Integrantes de la comisión de la Federación y los Secretarios Generales de cada delegación se reunieron con el gobernador Scioli y los Presidentes de la Cámara de Diputados y Senadores de la Provincia de Buenos Aires, para saber cómo evoluciona el tema. También participaron representantes de la FAM (Federación de Municipios Argentinos), a la que Darío de Pablo responsabilizó de estar bloqueando la derogación de la ley.

"Por los dichos de nuestros representantes hay muchas posibilidades que esto salga. Este encuentro fue muy importante por el avance que produjo y por el compromiso de una nueva reunión con el Ministro de Trabajo para la semana que viene. Hace mucho tiempo que nuestra Federación lucha por esto, por eso queremos reivindicar lo que es el trabajador municipal, que nos devuelvan la dignidad, para poder ser considerados como todos los trabajadores, porque no queremos ser ni más ni menos que nadie", comentó De Pablo

La Ley 11.757 quita varios derechos al trabajador municipal, entre ellos el salario mínimo vital y móvil, las paritarias, la antigüedad laboral, la estabilidad laboral. "Somos los únicos trabajadores en todo el país que no tenemos estos beneficios", dijo.

LA CENA DEL MUNICIPAL

Por otra parte, el gremio trabaja en la organización de la fiesta anual del Municipal para el próximo 31 de octubre en el Club Moreno, donde habrá sorteo para los asistentes a la fiesta, como una moto y televisores (los cuales se sortearán entre los afiliados) y radiograbadores (para los no afiliados). La tarjeta tiene un costo de $20 para el afiliado y de $40 para el no afiliado.

"Debimos hacer un gran esfuerzo, porque como ustedes saben el año no fue el mejor. Esta fiesta demanda muchos recursos y esfuerzos, para que 500 personas o más, como fue el año pasado, puedan ser atendidos como corresponde. Esperando verlos en la fiesta y deseándoles un feliz día el próximo", comentó De Pablo.

Comentá la nota