Avanza paritaria corta de UOM con suba del 18%

SI NO PROSPERA MAÑANA EL ACUERDO, EL GREMIO TIENE PREVISTO UN PARO DE 36 HORAS

El fin de semana facilitó negociaciones silenciosas en la principal paritaria del sector industrial. La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que amenazó con ponerle fecha mañana a un paro nacional de 36 horas, avanzó con las cámaras patronales en un esquema de acuerdo salarial corto, entre abril y julio, con una suba salarial en torno del 18 por ciento, revelaron a este diario desde ambos sectores. La discusión seguirá en el plano formal en el ámbito del Ministerio de Trabajo, donde también habrá nuevas conversaciones de otros gremios clave, como el de Comercio y la Asociación Bancaria.

El sindicato que conduce el jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, quedó trabado la semana pasada en su debate con los empresarios metalúrgicos. De una demanda inicial de aumento de salarios del 32%, el gremio pasó a plantearles a los dueños de las fábricas la posibilidad de un esquema cuatrimestral o semestral. Pero esa chance perdió fuerza cuando la UOM reclamó un aumento del 20% hasta mitad de año y los empresarios contestaron con un 12 por ciento.

Empujado por el congreso anual de delegados del sindicato metalúrgico en Mar del Plata, Caló lanzó la semana pasada una huelga nacional por 36 horas en caso de no alcanzarse un acuerdo en la audiencia de mañana en Trabajo. El propósito del sindicato es que el salario mínimo de la actividad, hoy en $ 6.400, ascienda a fin de año a un monto cercano a los 8.500 pesos.

La posibilidad de dar un primer paso de 18 por ciento hasta julio entusiasmaba anoche a los dirigentes gremiales más que a los empresarios, que advirtieron por los seguros reparos que pondrán en las fábricas del interior. En cambio, para la UOM se trata de un piso para facilitar, en el segundo semestre del año, un nuevo aumento acumulativo en torno del 10 por ciento para completar, según los números del gremio, un total de bolsillo del 30 por ciento para los operarios en los doce meses siguientes.

De alcanzar esa meta, Caló habrá cumplido las sugerencias del Gobierno que en reuniones reservadas les pidió a los sindicalistas más cercanos pactar aumentos salariales inferiores al 30 por ciento. Ese propósito también quedó cerca en la paritaria más amplia por número de afiliados: la del sindicato de Comercio, que con cerca de un millón de trabajadores involucrados arrancó con un pedido de Armando Cavalieri en esa línea. 

En cambio, se prevé más compleja la negociación de la Asociación Bancaria. Como publicó este diario la semana pasada, el jefe del sindicato, Sergio Palazzo, confirmó ayer que el pedido del gremio incluirá una compensación por el pago del Impuesto a las Ganancias por parte de los bancos. El dirigente le dijo a radio América que la suba deberá tener como piso el 34 por ciento, y "al menos cuatro puntos más" para cubrir el peso del gravamen en los salarios de los empleados bancarios.

Desde el Ejecutivo siguen con preocupación las negociaciones más relevantes, en la búsqueda de un techo para los acuerdos de este año. La senda de acuerdos cortos explorada por la UOM la habían inaugurado los petroleros días atrás con una extensión de su paritaria puente por el trimestre abril-junio, con un monto no remunerativo de $ 6.000 mensuales. Mientras tanto, la Federación de Trabajadores de la Industria del Tabaco, un gremio con menor número de afiliados y exposición, pactó el viernes una suba del 33% por un año y un adicional no remunerativo de 8.000 pesos.

Comentá la nota