Ávila: “si no nos solucionan el problema, tendrán una Patagonia Rebelde y un país en llamas”

Ávila: “si no nos solucionan el problema, tendrán una Patagonia Rebelde y un país en llamas”

El discurso de Jorge Ávila fue el más extenso y encendido entre los escuchados ayer en la sede petrolera de Callao y Constituyentes de esta ciudad. El secretario general del Sindicato Petrolero Chubut recordó que el Gobierno Nacional tiene un plazo perentorio para dar respuestas: “si no nos solucionan el problema en cinco días, tendrán una Patagonia Rebelde y un país en llamas, sin gas y sin petróleo”, advirtió.

Del mismo modo, el dirigente se refirió al impacto que una medida así podría tener en Nación: “muchos dicen que si los cambios son con desocupación, hambre, miseria, pobreza y más desocupación, lo único que irán a cambiar son las anticipaciones de las elecciones”, enfatizó luego de asegurar que no era una “amenaza” sino trabajadores defendiendo sus puestos de trabajo.

También señaló que los trabajadores petroleros “no son ñoquis, son 30.000 personas peleando los 365 días del año”, por lo que una medida del sector tendría una contundencia más allá de esta ciudad y esta cuenca.

El secretario recordó que desde Nación le habían intimado a suspender la asamblea y la movilización en el marco de la conciliación obligatoria, pero dijo que a las 20:00 comenzaría ese acatamiento. Luego, será la reunión con los funcionarios nacionales, donde esperan que accedan a “la solución que le estamos dando porque no les llevamos sólo el problema”, remarcó sobre el pedido de compensar el precio del barril.

“Son cinco días, después de los cuales serán los trabajadores los que decidan qué hacer”, agregó.

“No le vamos a permitir que el pueblo trabajador siga de rodillas”

En principio, Ávila dio un informe sobre la reunión realizada en la Ciudad de Buenos Aires junto al secretario jerárquico José Llugdar, el gobernador Mario Das Neves y los ministros Aranguren y Frigerio. Rescató que “sindicatos que ni siquiera tenemos un peso histórico en Capital Federal, ayer juntaron a casi todos los ministros nacionales”. 

Luego, comenzaron las advertencias hacia Nación, un acto que fue seguido en vivo por medios audiovisuales. “Este pueblo es pacifista y trabajador pero no se metan con su familia e intereses porque nos encontrarán a todos unidos y es lo que hemos logrado”, dijo el dirigente petrolero en referencia a los presentes. 

Más adelante, aseguró: “no tenemos miedo a la importación o si el petróleo sigue quedando en Chubut, no le vamos a permitir que se lo sigan llevando regalado a cuesta de los trabajadores. No le vamos a permitir que el pueblo trabajador siga de rodillas peleando por un subsidio porque esto no es una actividad pública. Es un pueblo con 30 mil trabajadores ligados a la producción”, apuntó. 

“Tienen la obligación de ser ministros antes de ser CEOs”

Respecto al gobierno nacional, consideró que “tienen la obligación de ser ministros antes de ser CEOs (presidentes de empresas multinacionales), no a costa de los despidos masivos que se están haciendo en todo el país”.

Ávila mencionó entonces que aquí “sabemos que atrás de esta crisis nos dicen que no hay que discutir salarios, que hay que discutir cuántos trabajadores se van”, pero aseguró que no se sentarán a hablar de eso. Por el contrario, adelantó un clima de lucha que la semana que viene se haría concreta, según los resultados de la reunión prevista para el martes. 

“No somos golpistas, sino defensores de la ciudad”

“No somos enemigos del gobierno pero con todos los trabajadores adentro, sin despidos, sin hambre ni miseria. Este sindicato no va a dar un pie atrás, si morimos, morimos de pie. Nosotros vamos a acatar la conciliación porque vamos a ser respetuosos de la ley pero que sepan que en estos cinco días tienen que resolver el problema porque no solo tendrán la Patagonia Rebelde sino que tendrán un país en llamas sin gas ni petróleo”, enfatizó en uno de los párrafos más salientes de su discurso. 

Fue entonces cuando agregó: “no es una amenaza, porque quién mejor que sean los trabajadores cuidando su puesto de trabajo. Muchos dicen que si los cambios son con desocupación, hambre, miseria, pobreza y más desocupación, lo único que irán a cambiar son las anticipaciones de las elecciones” (sic).

Consciente del impacto de sus palabras, Ávila apuntó: “algunos medios capitalinos del gobierno saldrán a decir que somos golpistas pero se equivocan, somos defensores de una ciudad, una región de la cual se han llevado 8 mil millones de dólares y que ahora las operadoras y gobierno nacional tienen que meter la mano”.

Sobre el final, insistió en que los funcionarios nacionales “tienen 5 días para arreglarlo, sino habrá una ciudad paralizada y un paro general”.

Comentá la nota