Baja conflictividad y capacidad adquisitiva, dos factores claves en las paritarias de este año

Baja conflictividad y capacidad adquisitiva, dos factores claves en las paritarias de este año

Camioneros, los mas conflictivos en 201

El Gobierno analizó las negociaciones salariales de este año en comparación con las del 2009 por los efectos de la crisis internacional. Desde el ministerio de Trabajo remarcaron que hasta fines de junio la mayoría de las paritarias se acordaron por debajo de las cifras de 2011. Además ponderaron que en esa pauta “se mantiene el poder adquisitivo de los trabajadores”.

“Baja conflictividad” fue la síntesis de una fuente que analizó los acuerdos alcanzados remarcando el tópico que “este Gobierno no marcó ni marca ni pisos ni techos para las negociaciones colectivas”.

A la hora de las cifras más relevantes de acuerdo a la cantidad de trabajadores y el impacto de su labor en la producción o servicios en la actividad del país reseñaron que la UOCRA firmó por un 24%, Alimentación por el 27,5%, Camioneros acordó el 25,5%, los trabajadores metalúrgicos un 23,4% al que se suman algunos adicionales.

En comparación a 2011 indicaron que los Mercantiles habían firmado una pauta del 41% y que este año acordaron un 24%, los trabajadores del rubro aceites comestibles (con una participación decisiva en las exportaciones) el año pasado firmaron por el 33,8% y hace algunas semanas homologaron un incremento del 24%. Con respecto a la “racionalidad” conceptual a la hora de definir salarios, desde el ministerio a cargo de Carlos Tomada resaltaron que cuado el Gobierno hace referencia a la necesidad de reflexión “no sólo está dejando un mensaje a los dirigentes sindicales sino también al sector empresario”.

La misma presidenta Cristina Fernández cuando recibió el informe sobre las negociaciones paritarias subrayó que algunos sectores empresarios, gastronómicos y aguas gaseosas, entre otros) plantean a diario las dificultades de su actividad pero acordaron paritarias en el orden del 28% para el corriente año. En ese plano la lectura del Ejecutivo está definida en un punto crucial “esas negociaciones salariales en cuanto a costos se trasladan sin ningún reparo a los precios”. Salvo en estos casos los funcionarios consideran que las variables más importantes se cumplen “acuerdos a conciencia y capacidad adquisitiva para los trabajadores”.

Comentá la nota