La Bancaria amenaza con profundizar medidas

La Bancaria amenaza con profundizar medidas
Repudiaron al PE y reclamaron la reincorporación de empleados

“No daremos un paso atrás”, bramó el secretario general de la Asociación Bancaria local, Eduardo Bourlé, subido a un trailer. En pleno microcentro, varias centenas de empleados bancarios lo aplaudieron y sellaron el acto con cánticos en contra del gobernador, José Alperovich, y del interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA), Armando Cortalezzi.

El gremio marchó por la zona bancaria de la capital en consonancia con el segundo paro nacional del sector en repudio a la represión policial del martes 13, durante una gresca entre miembros del sindicato y trabajadores de la CPA.

“Se puso en riesgo la vida de muchos ciudadanos que transitaban por la plaza Independencia. Eso marca la actitud del gobernador de Tucumán, que es peor que (el dictador) Jorge Rafael Videla, porque los policías tiraron a matar. Exigimos los nombres de los responsables de la represión y que se reincorporen los 36 compañeros despedidos de la CPA”, aseguró Bourlé. Advirtió que, de no tener una respuesta a esos puntos en los próximos días, podrían endurecer las medidas de fuerza. “El martes, el consejo directivo nacional se reunirá y decidirá cómo seguirá esto”, consignó. Afirmó, por último, que el acatamiento a la huelga fue de más del 95%.

Los manifestantes no pasaron ayer por la casa central de la CPA. Sucede que el juez Francisco Pisa había prohibido -por pedido del fiscal Washington Navarro Dávila- el acercamiento de un grupo de dirigentes y de afiliados de La Bancaria al edificio. Pisa y fuentes de la Corte ratificaron a LA GACETA que esa orden está vigente desde el 19 de mayo y durante 60 días.

Por otro lado, empleados de la CPA que responden a Cortalezzi decidieron abrir la institución el sábado, de 8 a 13. Según un comunicado, trabajarán en esa jornada ad honorem para compensar a los clientes que, por el paro, no pudieron cumplir con pagos o trámites.

Comentá la nota