La Bancaria protestó en reclamo de un aumento

La Asociación Bancaria (AB) protagonizó ayer una ruidosa movilización por la "city" tucumana, que incluyó panfleteadas y pintadas al frente de distintos bancos, en el marco de un plan de lucha nacional ante la reticencia de las cámaras de la actividad para negociar un aumento salarial de cara a 2013.
La Asociación Bancaria (AB) protagonizó ayer una ruidosa movilización por la "city" tucumana, que incluyó panfleteadas y pintadas al frente de distintos bancos, en el marco de un plan de lucha nacional ante la reticencia de las cámaras de la actividad para negociar un aumento salarial de cara a 2013.

Con el secretario general de esa entidad sindical en la Provincia, Eduardo Bourlé, a la cabeza, una treintena de manifestantes marchó durante la mañana por las calles del microcentro y recorrió las distintas entidades bancarias para hacer oír el reclamo del sector, lo cual generó algunos inconvenientes en la atención.

La movilización aportó más caos a una jornada que ya era complicada para el tránsito vehicular, debido a que miles de tucumanos se volcaron a esa hora a las calles del microcentro para realizar sus compras navideñas.

Bourlé justificó la medida, que incluyó asambleas informativas en las dos últimas horas de atención al público, asegurando que no hay predisposición por parte del sector patronal para llegar a un acuerdo sobre un pago de una suma en enero y febrero a los trabajadores a cuenta de futuros aumentos. En este sentido, adelantó que "habrá un pedido de incremento del 25 por ciento como piso para las próximas paritarias".

El titular de la AB en Tucumán dijo que la protesta se repetirá el próximo miércoles 26, de 9.00 a 13.00, y advirtió que de no obtener respuestas por parte de los banqueros podrían convocar "a un paro sin atención al público" para el viernes 28. "Pese a que los bancos, en el año 2012, obtuvieron ganancias que en promedio superan en un 40 por ciento las del ejercicio anterior, los banqueros continúan obstruyendo las normales relaciones con sus empleados y el gremio que los representa", expresó Bourlé, quien recordó que el último miércoles "debía realizarse una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación para acordar un anticipo de la pauta salarial del año 2013, pero las cámaras empresariales obstruyeron la convocatoria". El sindicalista recordó que "el último acuerdo salarial vence el próximo 31 de diciembre, con lo cual resulta imprescindible pactar un convenio para 2013 antes que finalice el año".

Comentá la nota