Los bancarios levantaron el paro al mediodía aunque siguen con el reclamo salarial

Los bancarios levantaron el paro al mediodía aunque siguen con el reclamo salarial
Acataron la conciliación una hora y media antes de terminar el horario de atención. Reclaman un incremento que rondaría entre el 30 y 35% y, según consta en las actas de las reuniones, la pretensión del gremio es que el salario mínimo inicial llegue a alrededor de 6.200 pesos.
Recién al mediodía la Asociación Bancaria acató la conciliación obligatoria dictada el miércoles a la noche por el Ministerio de Trabajo y levantó el paro, que igual fue casi total en las primeras horas de atención al público. Según fuentes gremiales, en Mar del Plata el acatamiento a la medida de fuerza fue del 90%.

La Bancaria reclama un aumento salarial que hasta el momento las cámaras que agrupan a los dueños de las entidades no están dispuestos a conceder.

Los gremialistas bancarios llegaron a un arreglo y suspendieron la medida de fuerza hasta el lunes, luego de una reunión que mantuvieron con empresarios del sector y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que intervino como mediador del conflicto. La decisión se conoció cuando faltaba una hora y media para que finalizara el horario de atención al público.

"El sector patronal tiene que traer el próximo lunes una propuesta para resolver el problema del aumento, de sueldos básicos y de los adicionales", explicaron fuentes de La Bancaria.

El gremio bancario reclama un incremento que rondaría entre el 30 y 35%. Lo que consta en las actas de las reuniones es la pretensión de que el salario mínimo inicial conformado llegue a rondar los $ 6.200.

Hasta que se levantó el paro, la atención al público estuvo paralizada. Según estimó el secretario general de los bancarios a nivel local, Miguel Angel Guglielmotti, "el paro fue contundente". El dirigente y el adjunto del gremio Martín Aiello -también es concejal de Acción Marplatense- hablaron con LA CAPITAL mientras encabezaban una manifestación por el centro de la ciudad, donde está concentrada la mayor parte de las entidades financieras. A pesar de la llovizna, la columna de manifestantes partió desde el banco HSBC -ubicado en Luro e Independencia- y recorrió las principales entidades para hacer sentir el reclamo.

"Banqueros paguen lo que deben", rezaba un grafitti pintado sobre la puerta de ingreso del Credicoop, donde los trabajadores agitaron banderas con consignas alusivas al reclamo e hicieron sonar bombos y redoblantes, una manera de reflejar su descontento por el conflicto.

Guardia por jubilados

En medio de la protesta, Guglielmotti afirmó que la atención bancaria estuvo paralizada hasta el levantamiento del paro y sostuvo que sólo el personal jerárquico de las entidades decidió no plegarse a la medida de fuerza.

Los bancos públicos y privados no atendieron al público hasta el mediodía. Como excepción, el banco Supervielle y el Industrial montaron una guardia especial para garantizar el pago de las jubilaciones. "Los gerentes les pagaron a los ancianos. Se decidió priorizar los casos que revisten mayor urgencia", explicaron desde las entidades. Tras el acuerdo en el Ministerio, la actividad se normalizó.

El conflicto se desató luego de que el gremio bancario saliera a reclamar un aumento salarial del 30%. Como respuesta las cámaras empresarias del sector ofrecieron una suba del 24%. Fue el inicio de una serie de encontronazos que derivaron en el paro.

Minutos antes del levantamiento de la huelga, el Ministerio de Trabajo había advertido que aplicaría una multa al gremio bancario de cinco mil pesos por cada trabajador que se sumó a la medida. "La sanción se mantiene porque hubo una obstrucción durante toda la jornada", explicaron desde la cartera laboral.

Controles y multas

Las negociaciones seguirán su marcha luego de que la Bancaria decidiera acatar la conciliación obligatoria. Según trascendió, regirá por 15 días a partir de ayer. De todas maneras, aunque el diálogo está abierto, la discusión sigue trabada.

"Ahora que se levantó la medida de fuerza y que se acató la conciliación, la idea es avanzar en el acuerdo, que no estaba tan lejos", dijo el director nacional de Negociación Colectiva del Ministerio de Trabajo, Adrián Caneto. Más temprano, el funcionario había advertido que inspectores controlaban las distintas entidades para chequear si se cumplía con la conciliación obligatoria. Eso derivó en la multa.

Por su parte, el vocero de la Asociación Bancaria a nivel nacional, Eduardo Berrozpe, afirmó que el paro se estaba cumpliendo con un acatamiento del "90% en todo el país" hasta el levantamiento de la medida de fuerza. Y reiteró que el gremio no había sido notificado sobre ninguna intimación por parte del Ministerio de Trabajo. Sin embargo, Tomada sostuvo que "la conciliación estuvo vigente y notificada". En la misma línea, Caneto también rechazó el argumento de Berrozpe: "Es una pavada que lamentablemente le gusta decir todos los años", disparó.

El Ministerio aclaró que la asociación fue "debidamente notificada" de la resolución del gobierno nacional, que entró en vigencia desde ayer. En la disposición se exhorta a las partes a superar sus diferencias.

Los gremialistas exigen que el aumento que se discute "alcance a una mayor cantidad de categorías" de trabajadores. "Los bancos, lamentablemente, siguen burlando a los bancarios, pues nos niegan un aumento digno. Un aumento retroactivo al 1º de enero", dijeron mediante un comunicado. Y agregaron: "No aceptamos por ningún motivo rebajas de las remuneraciones que estamos percibiendo en este momento como algunos malintencionados han sugerido en la mesa de negociaciones, y no aceptamos tampoco modalidades de pago que afectan los derechos de muchos de nuestros jubilados y otros sectores de nuestro gremio en el caso de las provincias"

Coment� la nota