Bancarios negocia sumas fijas, a la espera de la inflación

Es una de las paritarias clave, que vence el 31 de diciembre. El gremio no quiere quedar detrás de la suba de precios.

El titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, negocia contrarreloj con el Ministerio de Trabajo de la Nación y los empresarios del sector una suma puente para postergar hasta junio la firma del convenio salarial, que vence el 31 de diciembre, y evitar así el riesgo de quedar desfasado ante una inflación que, según las estimaciones de tres consultoras, podría rondar entre el 36 y el 40 por ciento para este año. 

El convenio bancario es uno de los primeros en discutirse en cada ronda paritaria y preocupa al macrismo porque se trata de un gremio con poder de fuego y que, año tras año, está logrando mejoras importantes que, se teme, podrían condicionar la política salarial del Gobierno recién asumido.

La semana pasada, Palazzo rechazó la insinuación de la cartera laboral de firmar un aumento del 10% para el primer semestre einsistió en repetir el esquema de los últimos años: pactar una suma fija y esperar a mediados de año, con la inflación ya confirmada, para negociar el convenio anual.

Los bancarios ya lograron bonos importantes para fin de año (pactadas en la banca pública nacional con Axel Kicillof): 9.900 pesos para los trabajadores del Banco Nación, 11.300 pesos para los del Banco Central y 18.000 para los del Banco Ciudad, y sigue negociando en la banca privada.

Guillermo Marconi, entretanto, negocia con la AFA un aumento del 13 por ciento para el primer cuatrimestre, que beneficiaría a los árbitros de fútbol de primera división, cuyo convenio también vence el 31 de diciembre, con la promesa de pagar el mismo porcentaje en cada cuatrimestre de 2016 y de no aumentar más del 13% las entradas a las canchas.

Comentá la nota