Bancarios, la paritaria testigo para 2016

Bancarios, la paritaria testigo para 2016

Empresarios, sindicalistas y funcionarios posaron la atención en la primera paritaria de 2016: la de los bancarios. Los tres sectores consideran que el resultado de esa ardua negociación será clave para el futuro de las siguientes discusiones salariales, pero también saben que marcará el pulso del consumo y la suba de precios, lo que significa en definitiva, de la marcha de la economía.

Fuentes de La Bancaria recordaron a ámbito.comque el acuerdo vigente vence el 31 de diciembre próximo. "Ya pedimos al Ministerio de Trabajo que convoque a las partes, pero todavía no hay ningún llamado oficial", explicaron a este medio. 

La carta del gremio dirigida al exministro Carlos Tomada fue recibida el 3 de diciembre y cita a la reunión a las cámaras empresarias Adeba, Aba, Abappra, Abe y al Banco Central. 

Para "determinar el incremento salarial" de 2016, los bancarios reclaman tener en cuenta el "severo deterioro existente generado por la inflación" y la "incidencia negativa y regresiva" del Impuesto a las Ganancias. 

Inflación y Ganancias son dos temas que el gobierno de Mauricio Macri prometió atender. Por ahora, solo elevó el tope del mínimo no imponible del aguilando a $ 30.000. Si esa iniciativa se plasma en una ley y rige para todo el año, los gremios se darían por satisfechos. Sin embargo, los sindicalistas, que admitieron que mantienen charlas informales con los banqueros, tienen otro temor: que la inminente devaluación empantane la paritaria. "En octubre la inflación era una cosa, digamos un 22%. Pero desde que hablaron de que iban a devaluar aumentó todo. Con un peso a $ 14,50 como calcula Ámbito se va a 36% o 40%", estimaron las fuentes consultadas. 

En la carta, que ahora tiene Jorge Triaca en sus manos, La Bancaria aseguró que el "deterioro salarial" se ve reflejado en "la realidad objetiva que vivencian los trabajadores día a día", a la vez que resaltó "distintas estadísticas de consultoras privadas de todo signo ideológico u orientación económica de público y notorio conocimiento". 

Ecolatina, del massista Marco Lavagna, estimó incrementos mensuales en noviembre de 2,6%, con picos de 20% en algunos alimentos. Consumidores Libres, del socialista Héctor Polino, informó que "los laboratorios medicinales aumentaron muchos medicamentos entre 5% y un 20%", y que a fines de noviembre hubo un alza del 4,5% en las naftas. El Estudio Bein, del exasesor sciolista, registró 2,9% y para la CGT opositora de los Moyano el valor de la canasta básica aumentó 3,31%. 

El nuevo INDEC de Jorge Todesca dejó a ciegas a los sindicatos al anunciar que no divulgará la inflación de diciembre ni la de 2015 porque encontró "datos falsos" en el organismo. El nuevo director del Instituto pidió 120 días para ordenar los números.

En este marco, los empresarios aguardan expectantes por las últimas horas del cepo cambiario, preparan el lento camino a la desregulación de las tasas a créditos y plazos fijos y abogan el reintegro por las operaciones con el dólar a futuro.

Los bancarios mantienen la cautela, apelan al secretismo y se encierran a debatir posibilidades. Buscan compensar la falta de un bono de fin año con un engrosamiento del porcentaje de aumento anual. Antes de la partida de Axel Kicillof del Ministerio de Economía, los del Nación consiguieron una gratificación extraordinaria por cierre de ejercicio no remunerativa de $ 9.900. Eso no corre para otras entidades públicas o privadas a pesar que muchos empleados recibieron comentarios de autoridades sobre un plus por única vez de $ 10.000. La gran incógnita es cómo impactará la devaluación en la mesa de negociación salarial."No vamos a permitir que los trabajadores pierdan poder adquisitivo, de eso estamos seguros", sentenciaron.

Comentá la nota