Bancarios se preparan para discutir paritarias

El gremio se reunirá hoy para fijar la estrategia del reclamo
Como todos los años, la Asociación Bancaria (AB) pondrá el primer mojón en el largo camino de las negociaciones paritarias, y lo hará, una vez más, con la inflación como principal inquietud.

Los secretarios generales de la AB de todo el país se reunirán hoy con el jefe del gremio, Sergio Palazzo, en la sede nacional del sindicato, en Sarmiento al 300, para acordar la estrategia con la que negociarán el ajuste salarial del año próximo con las cuatro cámaras del sector (ABA, Adeba, Abappra y ABE).

La paritaria de los bancarios vence el 31 de diciembre próximo, por lo que el nuevo convenio debería estar firmado antes de esa fecha.

Pese a la reticencia del gremio a adelantar porcentajes ("No queremos hablar de números para que no nos usen en el resto de las negociaciones", dijo a LA NACION un referente de AB), en el sindicato nadie oculta que la inflación de los últimos 12 meses será la vara para calcular la suba que exigirán a la patronal.

Según cálculos privados, el alza de precios acumula entre el 27% y el 30%. Son los números con los que se sentarán a negociar no sólo los bancarios, sino también el resto de los gremios.

La otra variable, afirman en La Bancaria, serán las ganancias del sector. Según el último dato publicado por el Banco Central en septiembre último, el sistema bancario acumula un 30,5% más de ganancias que en el mismo mes de 2012.

En los hechos, la negociación de los bancarios, junto con la de los docentes, actúa cada año como paritaria testigo.

Como ocurre desde hace varios años, la paritaria de los bancarios se resolverá en dos tramos. En primera instancia, idealmente antes del 31 de diciembre, se acordarán pagos de sumas fijas remunerativas para el primer trimestre de 2014, a modo de anticipo.

Luego, a partir de marzo, las partes volverán a reunirse para cerrar el porcentaje de aumento para el resto del año. El año pasado los pagos del primer trimestre fueron de $ 1444 por mes. El convenio alcanza a 103.000 trabajadores.

El viernes pasado, la cúpula de la CGT oficialista escuchó de boca del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el pedido de "responsabilidad" para encarar las paritarias, Aunque no integra la central, Palazzo estuvo ese día en la Casa Rosada.

En el plenario de hoy también se aprobará una declaración de repudio a las amenazas que Palazzo sufrió hace unos días en Tucumán.

El conflicto que la AB mantiene con el gobernador José Alperovich por el despido de 36 empleados de la Caja Popular de Ahorros volvió a discutirse ayer en la reunión de consejo directivo que encabezó Palazzo.

"No vamos a tolerar lo que está pasando en Tucumán, y menos después de las agresiones a Palazzo y su familia", advirtió una fuente gremial.

En el sindicato apuntan al ministro del Interior, Florencio Randazzo, a quien hace un año le pidieron que intercediera ante Alperovich. "El ministro nunca nos dio respuesta", se quejó el mismo informante..

Comentá la nota