Bancos pierden margen de ganancia y se refleja en la Bolsa: derrapan casi 9%

La salida de Fábrega no fue bien vista. La perspectiva de los papeles no es la mejor. Esperanza por confesión privada de Kicillof: "En enero hay arreglo con buitres"

"Tenés que reducir la brecha del dólar oficial con el blue, el MEP y el liqui", fue la orden que le dio Cristina Kirchner a Alejandro Vanoli, que cumplió el sueño de su vida: ser el presidente del Banco Central, cuando su máximo anhelo era llegar a ser director del BCRA. 

Vanoli no tardó en ponerse en campaña: al mejor estilo de su padrino político, Guillermo Moreno, llamó a los principales agentes bursátiles y corretas (mayoristas del blue), para pedirles una colaboración para tranquilizar las aguas: "Calma". El mensaje no sólo llegó por ese lado, sino que usó a Mariva para amedrentar al mercado, y suspendió a su sociedad de bolsa, pese a que la entidad de José Luis "Chicho" Pardo asegura que presentó todo lo que pidió la CNV, pero no le levantaron la suspensión provisoria. Aguardarán 48 horas y verán qué recurso hacer, mientras esperan que la CNV les levante la suspensión. 

"Quiero tener mucho diálogo con ustedes. Si tienen inquietudes háganlas llegar, acerquen ideas que serán bienvenidas", les dijo Vanoli ayer a los banqueros, con quienes quedó volver a reunirse a su regreso de la reunión del FMI y del Banco Mundial, donde irá junto al ministro de Economía, Axel Kicillof, quien en reuniones privadas ya confiesa que en enero se les pagará a los buitres. 

La mala noticia para los bancos es que se rumorea de expansión de los préstamos obligatorios a tasa baja. Sumado a la suba de prepo de los plazos fijos al 23% anual, aunque algunos ya estaban pagando eso en depósitos por Home Banking y, así y todo, la demanda es escasa, frente a una inflación del 40%. Pero lo cierto es que a las entidades se les reduce el margen de ganancia por intermediación, al no poder subir la tasa de los préstamos. Esta fue una de las razones por las cuales ayer los papeles bancarios en la Bolsa cayeron casi 9%. "De todas formas tenemos que hacer mucha publicidad para tratar de colocar los préstamos subsidiados al 19,5% y nadie los quiere. Con la retracción, nadie quiere tomar dinero. Para qué querés comprarte una máquina si después la vas a tener parada", admiten en el sector. 

Para Gustavo Perilli, de AMF Economía, "todos los caminos llevan a buscar alternativas para planchar la volatilidad de expectativas sobre inflación y potenciales subas del tipo de cambio. La cuestión es poder acertar con la tasa de interés nominal que al depositante le compense las pérdidas que le genera la inflación y el costo de oportunidad por no comprar dólares. Más allá que se esté generando garantía de depósitos, si no se modera la inflación y las expectativas de devaluación, este impulso al ahorro puede resultar efímero".

Alejandro Banzas, de Reporte Económico, sostiene que "esta dirección del BCRA tiende a restringir los pesos emitidos y a emitir. Es el mismo efecto monetario que la suba de tasas de Fábrega, con la idea que el ahorrista no presione más sobre el dólar. Una tasa de plazo fijo atado a Lebac es una señal de que la tasa va a subir, ya que si la Lebac baja, bajaría la tasa de plazo fijo. De hecho, los bancos acaban de subier las tasas con el objetivo de pisar la liquidez y no prestar. La suba de Sedesa es también un incremento del costo del dinero para los bancos y para los tomadores. Actualizar el monto de la cobertura está bien, pero no es una señal optimista en un momento de incertidumbre. El efecto de la medida es subir la tasa pasiva y, por ende, subirá la activa y disminuirá el ritmo de los préstamos, contradictorio con la puja entre Kicilloff y Fábrega. Esta medida es recesiva, pero habrán optado por cuidar reservas a cambio de algo más de caída en el PBI". 

"Axel pudrió el acuerdo con la garantía de los bancos de Adeba con el argumento de que buscaban cubrirse con los fondos de Sedesa, que suscribió hace unos días a punta de pistola $ 2.400 millones en títulos públicos del Bonar 17", advierte un banquero.

Comentá la nota