La Banelco hizo estallar la relación de Macri con Moyano

La Banelco hizo estallar la relación de Macri con Moyano

Cuando Macri asumió la presidencia la relación no era mala, todo lo contrario. Tenían rispideces claro, pero el vínculo fluía. Pero una frase, la sola mención de la Banelco hizo estallar por los aires la tan deseada por el oficialismo Reforma Laboral y el vínculo se rompió.

Licenciado Nicolás Alberio, columnista de Mundo Gremial, analizo el desencuentro que está atravesando  el Gobierno actual, Mauricio Macri, con el gremialista, Hugo Moyano.

Corría el mes de noviembre del año pasado, Macri acababa de ganarle la elección a la mismísima Cristina Kirchner de la mano de Vidal y se sentía fuerte. Las conversaciones con la CGT por lograr cambios profundos en las relaciones laborales se encontraban muy avanzadas. Sin embargo, una mañana, Pablo, el hijo que pronuncia las cosas que Hugo no se atreve a decir, dijo que detrás de la Reforma Laboral estaba la Banelco y se generó una crisis que aún perdura con el sindicalismo.

Años atrás en pleno debate de la última Reforma Laboral que vivió este país, Hugo Moyano había denunciado que  Flamarique, Ministro de Trabajo de De La Rúa, se había mofado en una reunión que el controvertido paquete de leyes no presentaba problemas para su aprobación, que “para eso tenía la Banelco”, deslizando un entramado de coimas que involucraban a los miembros del Congreso Nacional.

Pablo era consciente que mencionar “La Banelco” iba a tener sus consecuencias. El primero que reaccionó fue el titular de la bancada del PJ en el Senado. Pichetto dijo sentirse ofendido por tan gravísima acusación y le tiró la pelota a la CGT. Ahora la central obrera debía decidir qué posición debía tomar el bloque más grande en la Cámara Alta.

El triunvirato por su parte, comenzó a mirarse la cara, sin saber bien qué hacer. Una vez más quedan en off side, sin tener un posicionamiento claro. Sin tener qué contestar.

De este modo, el acuerdo con la CGT se debilitó, y sin la viña obrera Pichetto no iba a permitir que se trate ningún proyecto de Reforma Laboral, teniendo en cuenta la crisis que generó la Reforma Previsional que acababa de acompañar e incluso defender como le habían indicado los gobernadores peronistas.

Mauricio Macri y Hugo Moyano no son nuevos en la política. Se conocen desde hace décadas, como en los noventa cuando la familia del Presidente manejaba Manliba (la empresa que recolectaba los residuos en la Ciudad de Buenos Aires) y el camionero marplatense negociaba los salarios de los trabajadores con un joven empresario de que lucía sus bigotes.

Macri y Moyano saben el poder de cada uno, y como en el truco relojean sus propias cartas para intentar ganar la partida. Desde el inicio de la gestión de Cambiemos, incluso antes también, la relación era conflictiva, pero sin grandes sobresaltos.

Moyano es consciente que el ex Presidente de Boca metió la cola, y tiró por la borda sus intenciones de hacerse con la AFA tras el fallecimiento del faraón Julio Grondona. Sin embargo, negoció y logró poner a su yerno, Claudio “Chiqui” Tapia como presidente  y él se quedó con la vicepresidencia segunda, a pesar que la toma de decisiones pasa por Daniel “Tano” Angelici.

Hoy, Moyano llena los diarios del país con múltiples causas en proceso que datan de varios años y lo acusan de lavar dinero, de extorsión, de haber tenido una participación efectiva en la “Mafia de los Medicamentos”, etc. A ello se añade la detención de Marcelo Balcedo, titular del SOEME y la intención del gobierno de generar polémica en relación al sindicalismo.

La relación entre Moyano y Macri está en crisis, casi terminal. La Reforma Laboral está parada. El camionero ironiza con que “si va preso quiere ir en la celda de al lado de Franco Macri”, y el Presidente le dice “que no se ponga nervioso y que no se meta con un hombre de 87 años”.

Camioneros realizará el 22 de febrero un paro, y ya cuenta con el respaldo de la CGT y de la CTA. Las próximas semanas serán decisivas, en medio de un espiral de cólera ascendente entre dos viejos conocidos.

Coment� la nota