Sin Barrionuevo, antimoyanistas apuestan por una jefatura colegiada para su CGT

Sin Barrionuevo, antimoyanistas apuestan por una jefatura colegiada para su CGT
El gastronómico no irá al encuentro y exigió a los rivales de Moyano más dureza en los reclamos al Gobierno. Crece la idea de un triunvirato en la cúpula de la central gremial

ELIZABETH PEGER Buenos Aires

Con el portazo de último momento del gastronómico Luis Barrionuevo, el frente de gremios antimoyanista realizará hoy la reunión del comité central confederal, el paso previo para el congreso sindical del próximo 3 de octubre en el que el sector elegirá la conducción de su propia CGT, que podría quedar en manos de un cuerpo colegiado integrado por representantes de las distintas vertientes que conviven dentro del espacio gremial más afín al Gobierno. Durante el encuentro, que se concretará desde las 9 en la sede del gremio ferroviario de La Fraternidad, en Hipólito Yrigoyen 1938, los dirigentes enfrentados a Hugo Moyano aprobarán el orden del día y la agenda del próximo congreso. En el debate podría colarse la discusión sobre el futuro de la conducción de la CGT del sector, especialmente después de las idas y vueltas en torno a la candidatura del metalúrgico Antonio Caló y el consenso creciente en torno a la idea de articular un triunvirato o cuarteto para comandar la entidad.

“Es una alternativa posible, pero todavía hay que esperar”, afirmó ayer a este diario un importante referente del grupo de “independientes”. La misma posición resumió desde el sector de los “gordos” (grandes gremios de servicios) el dirigente de Luz y Fuerza, Oscar Lescano. En cambio, el grupo de ex aliados del moyanismo, agrupados en el denominado Masa y liderados por el taxista Omar Viviani, se resiste a la idea de una cúpula colegiada e insiste con la apuesta de una jefatura unipersonal. “Si no es Caló será otro, pero uno solo”, apuntan desde ese sector.

La propuesta de un triunvirato supone la nominación de un dirigente por cada uno de los grupos que integra el frente antimoyanista. En ese esquema, Caló se ubicaría como referente de la UOM y el Masa, mientras Andrés Rodríguez (Upcn) y Héctor Daer (Sanidad) se sumarían como representantes de los “independientes” y “gordos” respectivamente. Una opción alternativa, si finalmente Barrionuevo termina incorporándose al sector, apuntaría a la conformación de un cuarteto, con la inclusión del dirigente Carlos Acuña (estacioneros) como referente de la central que lidera el gastronómico.

Sin embargo, ese último esquema quedó en suspenso ayer con la decisión de Barrionuevo y sus aliados de no participar del confederal de hoy. “No vamos a participar si la postura del sector es la pasividad frente a la falta de respuestas del Gobierno a nuestros reclamos”, explicó el propio Acuña a este diario. El dirigente reiteró la voluntad del barrionuevismo de trabajar por la “unidad” de todas las corrientes sindicales, incluido el propio Moyano, pero advirtió que su sector no está dispuesto a asumir una actitud “complaciente” hacia el Ejecutivo y pidió definir un plan de acción para exigir definiciones al Gobierno.

“Barrionuevo siempre juega la de él, hará lo que quiera hacer”, cuestionó un dirigente del antimoyanismo el portazo del gastronómico. Otro gremialista, en tanto, interpretó la posición del barrionuevismo como una presión destinada a asegurarse un lugar en la futura conducción de la entidad.

Comentá la nota