Barrionuevo despega a Duhalde del Sasso

Barrionuevo despega a Duhalde del Sasso
El sindicalista Luis Barrionuevo habla con La Tecla y asegura que el ex presidente, Eduardo Duhalde, “no tiene nada que ver con el Sasso”. En tanto, reconoce que la Presidenta le trabó la inversión
“Mariotto me dijo que habló con Cristina, y ella le dijo que no era el momento de abrir el casino”, indica, irritado, Luis Barrionuevo. El secretario general del gremio de los Gastronómicos asegura que tuvo dos encuentros con el vicegobernador: uno en el que éste dio por hecha la apertura y otro donde se excusó con el mencionado argumento.

En diálogo con La Tecla, el sindicalista cuenta que “Mariotto se comprometió a sacarlo a través de la bicameral, pero el problema de fondo es Scioli, porque legalmente es Loterías la que tiene que habilitarlo”.

“El Sasso es el mejor casino de la Provincia, el más bonito, le da vida a toda la zona sur de Mar del Plata”, afirma, contento.

-¿El lugar está preparado para la apertura?

-Sí, sólo hay que ponerle las mesas, porque hasta el personal ya está adiestrado.

-¿Y quién haría la explotación?

-Nosotros, como propietarios, hacemos un contrato con Loterías, pero la que explota el casino es la Provincia.

-¿Y qué tendría ?

-Ruleta, punto y banca, black jack; y queremos hacer torneos de póquer internacionales.

-¿Van a poner tragamonedas?

-Esa es otra historia, que puede venir después.

-Usted dice que CFK no lo quiere abrir, ¿que hará para que se habilite?

-Nada, esperaré. Según me dice el sindicato de Casinos, van a realizar escraches a Scioli, y reclamar durante toda la temporada. Yo, además, metí un recurso de amparo contra Loterías por la mora en la entrega de la licencia.

-Dicen que el Hotel Casino perteneció a Duhalde.

-Eso no es verdad. Lo que pasa es que los hermanos Cirigliano fueron propietarios, y el “Ronco” Lence, hombre cercano a Duhalde, trabajaba con ellos; pero Duhalde no tenía nada que ver.

-Pero en este último tiempo visitó el hotel...

-Sí, estuvo en los festejos de Gastronómicos de hace dos años, pero nada más.

Comentá la nota