Barrionuevo propone un paro de medio día

Abandonó la idea de una huelga por 36 horas, tras la falta de apoyo de Moyano y de Micheli
Lejos de una postura unificada, la cúpula del sindicalismo opositor evalúa cómo seguir con su plan de lucha. Previo a la cumbre de la semana próxima con Hugo Moyano y los gremios del transporte, la CGT Azul y Blanca, que encabeza Luis Barrionuevo , decidió impulsar un paro general de 12 horas entre el 5 y el 15 de mayo.

Barrionuevo modificó, así, su postura inicial, que contemplaba una huelga de 36 horas con una movilización de protesta a la Plaza de Mayo. El giro del jefe de los gastronómicos fue casi obligatorio: Moyano, la CTA de Pablo Micheli y los gremios del transporte habían anunciado públicamente su desacuerdo con activar en el corto plazo un paro de estas características.

Moyano y Barrionuevo dejarán correr unos días después del impacto del paro del jueves pasado. Sus operadores ya acordaron un encuentro para después de Semana Santa. Si para entonces no hubo señales del Gobierno, avanzarán firmes con el plan de lucha, contaron a LA NACION hace unos días fuentes de ambos sectores.

Sin embargo, ayer, tras conocer las versiones sobre los posibles cambios en el impuesto a las ganancias y en las asignaciones familiares, no se descartó ampliar el margen de espera y postergar una eventual medida de fuerza para el segundo semestre del año. Ambas cuestiones integran el rosario de reclamos que se levantaron durante el paro.

Moyano sigue con atención lo que pueda resolver el Gobierno en lo relativo a Ganancias, ya que es un asunto que impactaría directamente en las paritarias de los camioneros, que negociarán entre mayo y junio. El jefe de la CGT advirtió que exigirá un 35% como piso de recomposición salarial para sus afiliados. De conseguirlo, una buena porción de los camioneros estará afectada por el tributo, que se abona a partir de sueldos brutos de $ 15.000.

Del encuentro de la semana que viene será excluido Micheli porque se intentará darle continuidad a "la mesa de conducción" que se eligió en un plenario de la CGT, el mes pasado. Integra esa mesa el ferroviario Omar Maturano, quien, en una entrevista con el diario El Cronista, dijo que no compartiría una foto con el jefe de la CTA. Los distancia, como a otros muchos dirigentes, su postura sobre el modelo sindical vigente.

A pesar de las críticas de Maturano, Micheli mantendrá la unidad en la acción con Moyano y Barrionuevo, según afirmaron desde la CTA. "Tenemos que esperar un tiempo prudencial y dejar pasar abril para convocar a otro paro. No es posible ahora un paro de 36 horas. Si queremos la efectividad del 10 de abril, hay que esperar hasta mayo, como mínimo", dijo Micheli, en una clara señal de que no está dispuesto a abandonar la calle..

Comentá la nota