“Hoy un básico de cualquier trabajador debería estar en los 14 mil pesos”

“Hoy un básico de cualquier trabajador debería estar en los 14 mil pesos”

El secretario general de la Sociedad Unión Empleados de Comercio de Bolívar, Guillermo Fernández, se sentó con LA MAÑANA a hacer un balance del 2015 que se fue y proyectar un 2016 cuya suerte dependerá mucho del rumbo que tome el país y su economía.

El centenario del gremio en esta ciudad, el cambio de sede, los proyectos en el local de la Av. Almirante Bronw, todo enmarcado en esta nota.

¿Cómo fue el balance del año para el SUEC?

- En líneas generales ha sido un año muy especial para nosotros por nuestros 100 años, y más porque a partir del mes de marzo nos vinimos a la nueva sede junto con las oficinas de la obra social. Fue un año bueno, con muchísima actividad, más allá de mantener todos los servicios sociales y de ocuparnos de nuestra función sindical y de la obra social, desarrollamos a lo largo del año una serie de actividades que nos mantuvieron bastante ocupados, permitiéndonos corroborar que estamos insertos en nuestra comunidad.

¿Cómo marcha la obra social, que trasciende a los empleados de comercio?

- La obra social en líneas generales está en los 7 puntos, en atención primaria en Bolívar por suerte no tenemos ningún tipo de problema, a veces hay reclamos del Círculo Médico sobre los aranceles, que lo vamos tratar a partir de este enero. Tampoco tenemos problema en las derivaciones a centros de altísima complejidad y con todo pago para el paciente y el acompañante. Lo que a veces sucede es que se genera un cuello de botella en cuanto a los turnos.

OSECAC tiene en todo el país unos 2.500.000 de beneficiarios, y si bien tiene sanatorios, centros de estudios e internación en todos lados, no se da abasto, porque con 100 mil personas que tengan algún problema de salud el sistema colapsa. A eso hay que agregarle que nosotros no estamos atendiendo sólo la saludo de los empleados de comercio, atendemos a infinidad de monotributistas de todas las categorías y también a compañeros de otros gremios, cuya obra social no les resulta y se pasan a OSECAC.

Las obras sociales en general estamos cubriendo el déficit que tienen los estados municipal, nacional y provincial a nivel salud.

Fueron muchos años en la sede de Almirante Brown, ¿el auto no va casi solo para ese lado todavía?

- A veces voy, a veces voy, allá está funcionando la farmacia AMMBA, también un pequeño salón que tenemos atrás que se lo cedemos a los afiliados para celebrar alguna fiesta infantil, y estamos en tratativas con la mutual para ver si podemos llevar la farmacia hacia adelante y poder concretar el sueño de hacer atrás un buen salón de usos múltiples; pero no depende sólo de nosotros, también hay que ver las necesidades que ellos tienen.

Este año también nos sirvió para recomponer las finanzas, porque si bien terminamos la obra sin deber un solo peso, también es necesario tener una reserva para cualquier eventualidad. Tenemos un sistema muy grande de beneficios, que insume mucho dinero mensualmente, especialmente en farmacia, hay que tener en cuenta que los afiliados a SUEC y OSECAC, de cada 100 pesos que cuesta un medicamento, pagan 18. Es el servicio que más utiliza la gente junto con kinesiología y odontología.

Tenemos 120 chicos disfrutando de las distintas colonias de vacaciones, lo que supone una erogación cercana a los 80 mil pesos. Ya estamos pensando en la primera entrega de guardapolvos y útiles escolares.

¿Cómo está el empleado de comercio hoy?

- Hoy un empleado de comercio está cobrando de bolsillo de 9 mil pesos para arriba, dependiendo de la antigüedad. Los básicos, comparados con otros, estamos medianamente bien; pero hoy un básico de cualquier trabajador debería estar en los 14 mil pesos. Con la inflación que hemos tenido y con lo que en teoría se avecina son básicos insuficientes, esperemos que cuando se reabran las paritarias puedan ser libres, porque hasta ahora no lo eran.

¿Qué sensación te da el nuevo ministro de Trabajo Jorge Triaca?

- Como toda gestión nueva uno tiene ciertas expectativas, aires de cambio. Hasta ahora hay un buen diálogo entre las distintas centrales sindicales, hay 5, algo que sólo le convenía al gobierno anterior, porque el sindicalismo dividido no es lo mismo que el sindicalismo unido. Hay expectativa de cierto orden, hay que darle tiempo y después habrá que hacer las críticas que haya que hacer, si corresponde.

¿Cuánto calculás que puede ser el aumento para comercio?

- No lo sé, espero que las paritarias sean libres, si se pacta un aumento del 40% que sea lo que se tenga que pagar, somos un millón de empleados de comercio en el país, ahí el Estado no tiene ninguna injerencia.

¿Cómo creés que va a ser la situación de los supermercados chinos de acá en adelante?

- Es una de las luchas nuestras de todos los días, sobre todo en el cierre de los días feriados y festivos. Creo que el Ministerio de Trabajo de Nación, más allá de las inspecciones que ha hecho, no ha logrado poner en vereda a este tipo de comercios, y esto lo que genera es competencia desleal. El supermercadista bolivarense que tiene 30 empleados, que cumple con todas las cargas sociales, que paga los sueldos religiosamente, que paga los francos compensatorios y demás, tiene una franca desventaja con alguien que no paga absolutamente nada, esto es muy simple de ver. No respetan los feriados, nada, deberían respetar al país que les dio la bienvenida y los acogió. Si nosotros vamos a trabajar a China, a los dos días nos deportan, todos tienen derecho a trabajar; pero en las misma condiciones y reglas que los demás. Esperemos que con este cambio de gobierno esa situación cambie, porque todo este sistema obedece a un arreglo hecho a nivel internacional entre los dos países y permitir la instalación de una base espacial China en Neuquén.

El comercio ha crecido mucho, y pese a esta situación de crisis no se ven cierres de locales…

- Durante 2005, 2006 y 2007 tuvimos un promedio de 100 a 115 afiliados nuevos por año. Cuando el conflicto con el cambio en 2008 se frenó la incorporación, y hasta la fecha hemos tenido un incremento de entre 40 y 50 afiliados. En los últimos días vimos con alegría que tenemos más incorporaciones y esperemos que esto se mantenga. El comercio de Bolívar, más allá de las dificultades, ha mantenido la fuente de trabajo y que si la situación mejora para el campo, es de esperar que el comercio y todos los rubros mejoren.

¿Qué rubro notás que ha crecido más?

- Las casas de electrodoméstico han mantenido todo el personal y en algunos casos han incorporado gente, los supermercados también.

Fue un año particular también para vos, falleció tu último empleador…

- Sí, Néstor Lozano era el último de For Ever, los tres primeros fallecieron, después él y gente allegada, de los más viejos debo quedar yo. Afortunadamente un comercio histórico de Bolívar va a continuar con Valeria Lozano, una de las hijas de Néstor, que sigue con la tradición y ojalá pueda continuar por mucho tiempo e incorporar a alguien para trabajar.

¿Cómo esperás este 2016?

- Con expectativa, como todo el mundo, por los años que uno tiene se va desencantando; pero siempre un ciclo nuevo genera nuevas esperanzas. Aspiro también a que tengamos un país sin tanta división, sin tanta agresión, que comprendamos que el que no piensa como yo quiere lo mismo pero en forma distinta.

Comentá la nota