ATE bloqueó los puentes y Weretilneck anunció descuento del día de paro

ATE bloqueó los puentes y Weretilneck anunció descuento del día de paro
El gobernador consideró que la medida fue "injustificada" y que el gremio no valora avances. Por la sanción, el sindicato analizará huelga de 48 horas.
El paro y corte de ruta de afiliados a ATE acrecentó la grieta entre la organización y el gobierno provincial, ya que el Ejecutivo anunció que descontará el día a los agentes públicos al considerar injusta la medida. “Van a generar el efecto inverso, en lugar de disuadir a la gente de participar la ponen más molesta y con más ganas de manifestarse”, dijo Rodolfo Aguiar, secretario general del sindicato. Ya se analiza una nueva huelga, de 48 horas.

“Es un gremio en conflicto permanente, que no valora los gestos del Gobierno. Estamos haciendo recategorizaciones, pagando retroactivos que debía la gestión anterior, no hemos hecho persecuciones laborales y parecía que eso no tiene valor”, aseguró el mandatario provincial, Alberto Weretilneck, tras informar que se sancionará a los empleados.

La determinación tuvo un efecto inmediato ya que el centenar de estatales que poco antes había iniciado un corte de Ruta 22, a la altura de las ex cabinas del peaje, extendió su protesta durante tres horas más de lo previsto. Hubo liberaciones temporales y luego se habilitó el paso en un carril por mano, pero permanecieron en el lugar hasta las 15.

El cruce hacia Neuquén fue caótico, porque a las largas filas formadas por automovilistas y transportistas se sumó la imposibilidad de acceder a vías alternativas debido a otra manifestación, en los puentes Cinco Saltos - Centenario. Por ello, hubo quejas de muchos usuarios del transporte público, ya que mujeres con bebés o ancianos debieron atravesar caminando los puentes carreteros y llegar hasta la rotonda para realizar transbordos.

Según informó ATE, la adhesión a la huelga fue del 80%. "El paro y la masividad demostrada nos muestra que estamos ante un quiebre en el empleo público. Ya es un hecho que los estatales decidieron levantar la voz en cada rincón de la provincia y se dieron cuenta que si no lo hacen ellos, nadie va a reclamar en sus lugares", dijo Aguiar.

Reclamos cruzados

La principal bandera del paro de ayer fue la situación del personal becado en el Ministerio de Desarrollo Social. “Queremos que se cumpla el acuerdo firmado por el Gobierno de pasarlos a planta de contratados”, dijo Aguiar durante el piquete. Desde ATE se hizo referencia a los reiterados anuncios de la concreción del beneficio para todos los afectados, que finalmente no se concretaron. “El año pasado incorporamos 90 (agentes), y este año 180. Y como los expedientes tardan uno o dos meses, responden con un paro”, replicó Weretilneck. Quedaría por resolver la situación de unos 400 trabajadores.

Sin ocultar su malestar por el inicio de la acción directa del sindicato, el gobernador expresó: “He dado instrucciones de que se descuenten los días porque es un paro injustificado. Es una mecánica de trabajo de ATE, les gustará salir en los medios por el conflicto, porque no se necesitaba una medida de fuerza”.

Además, el mandatario recordó: “En el gobierno radical, en Desarrollo Social estaban todos en negro”.

"Los descuentos anunciados no nos toman por sorpresa, son la respuesta de los gobiernos cuando carecen de la capacidad de dar respuestas. Esta decisión, lejos de frenar las protestas producirá el efecto inverso y el enojo será aún mayor", insistió el titular de la organización.

Aguiar adelantó que “si en el corto plazo no se visualizan instancias de diálogo, las medidas de fuerza se van a profundizar. El Ejecutivo tiene que tener la capacidad de dialogar con todos los sindicatos, aún con aquellos que no le dicen a todo que sí".

Por su parte, Weretilneck descartó una convocatoria. “No tenemos interés en el diálogo con el gremio porque no va a generar ninguna solución”, dijo.

Comentá la nota