Boicot de CGT-Caló al Código Laboral del kirchnerismo

 La CGT oficialista boicoteó el proyecto de unificación del Código Laboral, ideado por el diputado Héctor Recalde y avalado por el Gobierno como herramienta para consolidar toda la legislación dictada en la materia durante los gobiernos de Néstor y Cristina de Kirchner.

 La central obrera que lidera Antonio Caló vació las reuniones de la subcomisión integrada por legisladores y técnicos del sector empresarial, ante el temor de que cualquier modificación pudiese abrir la puerta para eventuales pérdidas de conquistas por parte del sindicalismo. 

Desde principios de año, Recalde, como presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara baja, activó las reuniones de la subcomisión con el alegado propósito de sistematizar la normativa vigente y el compromiso asumido ante las partes de no introducir modificaciones sustanciales a fin de evitar controversias. Sin embargo, en por lo menos cuatro encuentros realizados desde entonces en el anexo de Diputados no hubo presencia de ninguno de los asesores legales de los sindicatos más representativos de la CGT oficialista. 

Según pudo establecer este diario, abogados como Alberto Tomassone (sindicato de Comercio), Marta Pujadas(Unión Obrera de la Construcción), Federico West Ocampo (Sanidad) y Mónica Risotto (taxistas) fueron invitados a participar de los debates junto con los asesores de las cámaras empresariales que integran el denominado G-6 (como la de Comercio, la de Construcción, la Unión Industrial y la Asociación de Bancos, ADEBA), pero declinaron. 

En ese núcleo, la explicación fue que en la central obrera no se considera prioritario reunir la legislación dispersa, y que se trata de una iniciativa más orientada al lucimiento de Recalde que a la sistematización de normas y que podría generar riesgos innecesarios. Las únicas participaciones gremiales en esos encuentros de cada miércoles fueron de asesores de diputados de esa extracción, como el caso de Hugo Moyano, hijo del líder camionero y hermano de Facundo, legislador alineado ahora con Sergio Massa.  

Gustavo Ciampa, coordinador de la subcomisión armada por Recalde, le aclaró a este diario que el espíritu de las discusiones "pasa solamente por ordenar la legislación dispersa y en ningún caso por introducir cambios o agregados que pudiesen alterar la normativa vigente". "Es cierto que no vinieron representantes técnicos de la CGT, pero tampoco hubo una invitación formal a las partes. En estos encuentros hemos avanzado hasta ahora y creo que podremos seguir en esa dirección", añadió el letrado. 

A principios de año, la idea de crear un nuevo Código Laboral fue alentada en reserva por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Sin embargo, una vez que trascendió ese apoyo y fueron públicas algunas preocupaciones empresariales por los eventuales alcances del debate, el propio funcionario se despegó del proyecto y lo dejó sólo en cabeza de Recalde, que desde entonces activó la labor de la subcomisión, aunque más a título personal.

Comentá la nota