Bravo: "Nos piden cobrar en negro"

Bravo: "Nos piden cobrar en negro"
El secretario de Gobierno aseguró que Sitramuci reclama cobrar "sumas no remunerativas, que el Municipio no puede" otorgar. Afirmó que si continúan los paros, pedirán la intervención de Trabajo.

Los trabajadores municipales cobrarán la primera cuota del aumento propuesto por el Ejecutivo, con sus haberes de abril. Sin embargo, el debate salarial continúa abierto y marcado por la profundización de medidas de fuerza del gremio Sitramuci y la ratificación de la comuna de que el incremento será del 30 por ciento, en dos tramos.

La protesta sumó principalmente a empleados que se desempeñan en el área de recolección de residuos, por lo que la comuna evalúa solicitar la intervención de la Secretaría de Trabajo para evitar “que se vean afectados los vecinos”, según anunció Darío Bravo. Desde la comuna advirtieron que la acción es irregular porque no habría sido anunciada al organismo laboral. “Nosotros no fuimos notificados previamente”, detalló el funcionario.

A primera hora de ayer se conoció que el personal de Servicios Públicos que realiza la recolección de desechos y barrido de calles no realizaría la tarea, adhiriendo a la medida de fuerza iniciada el lunes en el área de ingeniería de Obras Públicas. También paró personal del cementerio, del corralón municipal y de los centros infantiles, que no estaban recibiendo niños.

Ante esa situación, Bravo mantuvo un nuevo encuentro con el titular del gremio, Omar Meza, para intentar acercar posiciones. “Lo que sucede es que ellos nos están planteando una modalidad de pago muy distinta a la que se viene manejando en los años anteriores y piden sumas no remunerativas o en negro, que el Municipio no lo puede hacer”, dijo el titular de Gobierno.

En tanto, Omar Meza, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Cipolletti, ratificó la continuidad de las medidas de fuerza hasta que la comuna no acceda a sus reclamos.

La postura del sindicalista fue cuestionada por Bravo, quien detalló: “El año pasado, cuando estaba en ATE, aceptó un 20 por ciento de aumento para la mayor parte del personal y un 25% para los que menos ganan. Ahora, se ofreció un 30% y el 35% y lo rechaza”.

El Ejecutivo confirmó en el encuentro de ayer que no habrá cambios en el sistema de liquidación de incrementos, que seguirá rigiéndose por porcentajes y no por sumas fijas de acuerdo a las categorías de cada trabajador. El secretario de Gobierno consideró: “La forma que ellos proponen achataría la pirámide de salarios y podría darse que empelados ganen más que un jefe de sector, que tiene mayores responsabilidades. Si lo aceptamos sin evaluar su impacto podríamos resolver la situación de trabajadores, pero generar problemas similares en sectores intermedios”.

Además, estimó que el tiempo para analizar el proyecto está dado por los plazos. “Ellos nos hicieron el planteo a fines de marzo y no hay tiempo para analizar cómo repercutiría ese cambio de modalidad, que podemos evaluarlo para el futuro”, manifestó Bravo. El intendente Abel Baratti informó que fue dada la orden para que “se liquide el 22% y 24% respectivamente, para el mes de abril".

"Tenemos los peores sueldos del país"

El titular del Sindicato de Trabajadores Municipales de Cipolletti (Sitramuci), Omar Meza, dijo que su gremio se mantendrá en estado de alerta y asamblea permanente, con posibilidad también de entrar en la fase de movilización, ante la falta de respuesta por parte del Ejecutivo local a sus reclamos de un mejor aumento de salarios.

El dirigente enfatizó ayer que todavía “no se ha llegado a un acuerdo” en materia de haberes para el año en curso, dado que el ofrecimiento del gobierno comunal resulta “insuficiente. Muchos compañeros ganarán apenas 319 pesos más todo el año y repartidos en dos cuotas”.

Manifestó que “se pueden distribuir mejor y de otra forma” los fondos destinados al incremento salarial y ratificó el planteo de Sitramuci para que se dispongan sumas fijas de acuerdo a franjas de ingresos de los empleados.

“Tenemos sueldos indigentes que son los peores de toda la República Argentina, pero esto no lo dice el intendente Abel Baratti por los medios”, aseveró.

Además, puso de relieve la necesidad de que la suba en los sueldos incluya también “al personal en negro” que para él son todos aquellos que revistan en la categoría de eventuales y que “son unos 300 trabajadores”.

El dirigente destacó la incorporación paulatina de más sectores de la Municipalidad al actual conflicto salarial y sostuvo que “las medidas van a continuar hasta las últimas consecuencias”.

Meza se reunió ayer con el secretario de Gobierno, Darío Bravo, pero no se llegó a un entendimiento. Así, el conflicto seguirá “hasta que lo dispongan los trabajadores”, afirmó.

El Municipio local tiene alrededor de 1.700 empleados, la abrumadora mayoría de ellos contratados o eventuales.

Comentá la nota