Buscan un acuerdo que evite nuevos paros de transporte

Buscan un acuerdo que evite nuevos paros de transporte

Hoy a las 9, en el despacho del intendente Néstor Di Pierro, se desarrollará la mesa de diálogo entre el Gobierno provincial, la empresa concesionaria del servicio Patagonia Argentina, el municipio y el gremio de la UTA. Se apunta a resolver la situación que el jueves hizo eclosión con el paro que casi sin preaviso realizaron los choferes por deudas salariales y que dejó a miles de comodorenses varados en escuelas, lugares de trabajo y sin movilidad alguna.

 

La reunión fue convocada por el intendente en la tarde del jueves. Sucedió durante la hora más intensa en el plano discursivo, por las declaraciones y posiciones cruzadas que se generaron a partir del paro, que recién se levantó en la madrugada del viernes tras un acuerdo celebrado en la Secretaría de Trabajo, a partir del adelanto de 2 millones de pesos que realizó el municipio para que las deudas salariales pudiesen pagarse a primera hora del viernes.

En la mesa de negociaciones, además del jefe comunal, se sentarán los representantes de la empresa, Atilio Rossi y Jorge Moreno; el subsecretario de Transporte Multimodal de la Provincia, Julio Otero; y el referente de la Unión Tranviaria Automotor, Alfredo Rigoni. El ministro de Gobierno, Javier Touriñan, a quien en principio también se lo contaba entre los presentes confirmó ayer a Diario Patagónico que no podrá concurrir, pero aclaró que la postura de Provincia estará bien representada y sustentada por el funcionario del área.

De acuerdo a lo que pudo averiguar este diario, más allá de la fuerte discusión que se dará por el retraso en el pago de subsidios, como reclamó la empresa, Provincia reiterará, con el convenio en su mano y en la mesa, que ese aporte de ninguna manera podía utilizarse para el pago de sueldos, como alegó la transportista, sino para la renovación del parque automotor, entre otras posibilidades.

En el medio de una fuerte puja, y ya con el paro decretado, en las declaraciones contrapuestas entre Provincia, representada en el conflicto por Touriñan, y la empresa, a través de la voz de su administrador Jorge Moreno, se registró el reclamo por el cobro de los subsidios atrasados y el verdadero motivo o destino de los mismos.

Para destrabar la situación a futuro inmediato, porque si no se producen cambios el mes que viene se volvería a registrar el mismo problema, es muy probable que a partir de hoy el citado convenio se reemplace por uno nuevo en el que, si bien no se lo dará como objetivo primordial, se dejará abierta la puerta para que el subsidio se utilice para afrontar demandas u obligaciones salariales.

Para avanzar en esa posibilidad se tomó nota del reciente anuncio de Presidencia que, casi en sintonía con el ProCreAuto, habilitó una línea especial de créditos blandos para que las transportistas de todo el país puedan renovar sus unidades, sin depender para ello del citado subsidio.

LAS PARTES EN PUGNA

El municipio convocó a esta mesa de diálogo con el paro ya en marcha y sin mucho que poder hacer para evitarlo porque, pese al ofrecimiento que el jueves temprano hizo para adelantar los $2 millones del subsidio de setiembre, se encontró con un clima y escenario beligerante, que recién se pudo desarmar en la noche del jueves, en la comentada audiencia de conciliación informal en la delegación local de la Secretaría de Trabajo.

Ante ese escenario, el intendente Néstor Di Pierro no ocultó su enojo porque la transportista no haya hecho nada para evitar la medida de fuerza. “Nos toman de rehén, a nosotros que no debemos nada y a los usuarios, y esto debe revertirse. Esto es más un problema político que de plata”, aseguró y convocó a la mesa de diálogo de hoy.

El ministro de Gobierno, Javier Touriñan, acusó a la empresa de tener una postura caprichosa, interesada y hasta de promover el caos con el paro que también calificó de “lock out patronal”.

“Tienen engañados a los empleados” dijo y luego de citar los pagos que Provincia había hecho a la transportista la semana pasada, recordó que los subsidios atrasados “nada tiene que ver con el pago de salarios, porque está destinado al recambio de unidades y a mejorar la calidad del servicio”, sentenció.

Desde la empresa, Jorge Moreno reiteró el reclamo por los subsidios de junio y julio y afirmó que los mismos “vienen para solventar los costos de la empresa y los salarios forman parte de la estructura de costos de Patagonia Argentina”, completó.

Comentá la nota