YPF “no es una caja para abastecer a las provincias mal administradas”.

El secretario general del Sindicato Unido Petrolífero e Hidrocarburífero (SUPeH), Antonio Cassia, advirtió el viernes al gobierno santacruceño que la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) “no es una caja para abastecer a las provincias mal administradas”.
Estas declaraciones las hizo a través de un comunicado de prensa, en el que el titular del gremio, que agrupa a los trabajadores de la compañía reestatizada, “llamó la atención” respecto de “las pretensiones del gobernador Daniel Peralta”, al sostener que YPF “no es una caja para abastecer a las provincias mal administradas”, porque “ello comprometería al país”.

Cassia formuló esos conceptos luego de las declaraciones del gobernador sobre las dos opciones que tiene Santa Cruz para afrontar los requerimientos de caja de los próximos siete meses: la emisión de títulos por 200 millones de dólares, o llegar a un acuerdo con la petrolera por la renegociación de las áreas, en un canon que tiene como piso los 240 millones de dólares.

“El gobernador parece no recordar que su ministro de Economía, Ariel Ivovich, forma parte del directorio de YPF en representación de la provincia de Santa Cruz”, apuntó el sindicalista.

En otro orden, Cassia explicó que a partir de un gran esfuerzo existe “un acuerdo salarial de 18 meses” firmado con el CEO de la petrolera del Estado, Miguel Galuccio. “Es momento de prudencia y acompañamiento de la petrolera para que crezca, y no de pensar en obtener sus fondos”, concluyó.

Requerimiento por ley

La Ley 3.117 es el marco regulatorio que fija las condiciones mediante las cuales las operadoras que tienen concesiones de áreas hidrocarburíferas en Santa Cruz podrán extender su potestad sobre las mismas, luego de su vencimiento.

En el caso de YPF, las áreas vencen entre 2015 y 2017. La provincia viene intentando llegar a un acuerdo con la petrolera desde el año 2010, luego que se sancionara el marco regulatorio. Ya en ese entonces el canon de prórroga que marca la norma se estimaba en unos 240 millones de dólares.

Pero la fórmula polinómica, como toma proyecciones de producción de los seis años previos a la renegociación, hace que dicho canon suba cuanto más cerca está el vencimiento y menor es la producción que tienen las áreas. De esta manera es que surge la cifra de entre 350 y 400 millones de dólares.

De todas maneras, en recientes declaraciones del propio ministro Ivovich, reconoció que la intención de la provincia es poder renegociar por el piso del año 2010, atento al plan de inversiones que la petrolera anunciara recientemente.

Comentá la nota