Calculan que el paro de la AFIP afectó a unos 200 contribuyentes

El paro que el personal de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aplicó durante toda la jornada de hoy en diferentes delegaciones del país, también impidió a los ciudadanos puntanos realizar consultas y trámites.
Según los cálculos de los propios empleados de la entidad nacional, la protesta afectó a unos doscientos contribuyentes locales.

"La medida de fuerza se resolvió ayer a la tarde cuando nuestro gremio dio a conocer el relevamiento de cargo en la jefatura de Seguridad Social de la región de Bahía Blanca, porque algunos compañeros se adhirieron a una marcha de protesta que se realizó en Mar del Plata para rechazar el cambio de horario laboral que nos impusieron hace siete meses y que nos ha cambiado el estilo de vida obligándonos a adaptarnos a los tiempos con los que se manejan nuestros compañeros de Buenos Aires", explicó el delegado gremial de los trabajadores de la AFIP, Luis Genisio, quien manifestó que las acciones aplicadas en la provincia no fueron un paro, sino "un estado permanente de asamblea sin atención al público".

Si bien dijo que en promedio unas doscientas personas concurren al edificio de la AFIP, que está ubicado en la esquina de las avenidas Illia y Lafinur; agregó que aquellas que sólo debían realizar pagos no fueron afectadas, ya que existe la opción de abonar a través de sistemas bancarios.

Genisio indicó que de las casi setenta personas que trabajan en las oficinas impositivas y de seguridad social, sólo el 90 por ciento adhirió al paro.

Además, el representante de los trabajadores calificó la expulsión de dos supervisores y de un jefe de área de Bahía Blanca, como una medida "persecutoria y arbitraria", ya que consideró que esos colegas aplicaron el derecho constitucional que legitima la acción de huelga.

A diferencia de San Luis, Mendoza y San Juan (que conforman una sola unidad regional), donde el paro se concretó con la presencia de los empleados en sus puestos de trabajo, en las delegaciones de Bahía Blanca, Neuquén y Córdoba la medida de fuerza fue con inasistencias.

Además del reclamo concreto de reincorporación de sus compañeros, el personal de la entidad de control fiscal federal también exige la modificación de los horarios de atención al público, que hasta hace siete meses atrás era de 7 a 15 y en la actualidad pasó a ser de 10 a 18 y de 9 a 17 en algunas épocas del año.

Comentá la nota