Caló asegura que lo acusa un abogado al que echó de la UOM por asociación ilícita

Caló asegura que lo acusa un abogado al que echó de la UOM por asociación ilícita

El titular de la CGT y la UOM Antonio Caló afirmó que la causa donde se lo acusa de presunto lavado de dinero junto a otros dirigentes metalúrgicos, parte de la denuncia de un abogado desleal que ese gremio expulsó de sus filas hace años.

“Acá no hay ningún lavado de dinero. A Córdoba (Segundo Pantaleón) lo eché porque hacía asociación ilícita con los juicios. En las demandas contra la UOM él ponía a abogados de su estudio que siempre actuaban a favor de la otra parte. Hasta que lo enganchamos. Estamos a disposición de la Justicia, acá no hubo ninguna irregularidad”, le remarcó a este diario.

Caló dijo que se enteró de la decisión de la fiscal en lo penal económico Gabriela Ruiz Morales para imputarlo junto a otros dirigentes de su gremio (entre los cuales figuran los intendentes de Tres de Febrero, Hugo Curto y el quilmeño Francisco Barba Gutiérrez), cuando se encontraba en la provincia de Santiago del Estero, acompañando al candidato presidencial del FPV Daniel Scioli.

La causa contra los metalúrgicos se originó a raíz del juicio en el Tribunal Oral en lo Penal Económico 2, que condenó a un año y nueve meses de prisión a Segundo Pantaleón Córdoba, ex jefe del área jurídica de la UOM, por haber intentado sacar del país 800 mil dólares, escondidos en su auto rumbo a Uruguay.

Dentro del contexto de la imputación y sus repercusiones, se destacó el respaldo del Gobierno Nacional al jefe de la CGT como también las hipótesis de “conspiración” que evaluaron varios de los secretarios generales que lo acompañan en esa central. “Que nuestros afiliados se queden tranquilos, nos acusa un abogado al que yo lo agarré con las manos en la masa haciendo estafas y lo eché. No es un detalle menor que también lo acusó a Lorenzo Miguel que hace 12 años que falleció”, expresó Caló.

En la cúpula metalúrgica elaboraron la solicitada que se publica hoy en varios medios, detallando entre otros puntos, que Córdoba fue procesado por haber defraudado al gremio.

En referencia al impacto político, Caló reiteró ante este medio la frase que disparó ante radios y canales de noticias que lo entrevistaron respeto a este caso. “Me corro de la campaña si eso ayuda para que Scioli gane en primera vuelta”, desafío. Al mismo tiempo regresó sobre declaraciones que efectuara tiempo atrás en consulta sobre la dinámica de chicanas y actitudes desleales en el ámbito sindical y político, respecto de que quien lo subestime “se puede equivocar” por amplio margen.

Respaldo, intrigas y sospechas de lealtades

Desde la superficie del oficialismo se respaldó la figura del lider de la UOM, Antonio Caló respecto de la imputación judicial. El jefe de Gabinete Aníbal Fernández consideró que “esto no significa nada bueno ni malo, es el sólo hecho de decir que no se archivó, que juez y fiscal tienen que investigar‘, aseguró el funcionario. El quilmeño acotó también que “acá se lo pone como imputado y ya perdió el tipo”, denostando la condena mediática. Caló agradeció vía telefónica el respaldo del jefe de ministros. Al mismo tiempo varios secretarios generales de la CGT más cercana al Gobierno consideraban una lectura política respecto de las posibilidades de “fuego amigo”, léase artillería disparada del mismo frente. En esa consideración varios referentes gremiales consideraron que “cuando lo atacaron a Hugo Moyano, terminó protegiéndose con Macri (Mauricio) y la embajada (EE.UU.). En la ofensiva contra Venegas (Gerónimo), éste terminó jugando con la Sociedad Rural”. Allí consideraron “¿será posible que un grupo intente o pretenda ’disciplinar’ a Scioli y a Caló?”

Los dirigentes cambiaban incluso impresiones sobre pulseadas, celos y otras cuitas respecto del “comando” de la relación sindical con el presidenciable.

Comentá la nota