Caló avaló el reclamo de los docentes por paritarias

Los gremios exigen renegociar los salarios antes de 2015

No es la primera vez que Antonio Caló se involucra en la negociación salarial de los gremios docentes de alcance nacional. A principio de este año, desafió el pedido de moderación que bajó desde la Casa Rosada y avaló el reclamo de un aumento de 61 por ciento, que finalmente se concretó por menos de la mitad (29%, en dos pagos). Ayer, el jefe de la CGT oficialista rompió la pasividad y respaldó el pedido de los privados del Sadop, que exigen la "urgente reapertura de la paritaria federal para debatir cómo recuperar el poder adquisitivo del salario".

El Sadop se suma así al planteo inicial que había hecho la Unión Docentes Argentinos (UDA), cuyo líder, Sergio Romero, es el secretario de políticas educativas de la CGT más cercana al Gobierno. De esta manera, los tres gremios de maestros que adhieren a la central de Caló ya unificaron su postura y podrían incorporar a su hoja de ruta de reclamos a la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), alineada con la CTA oficialista, que encabeza Hugo Yasky.

Tras participar de un encuentro con la Juventud Sindical en la sede del Sadop, Caló pasó de manera fugaz por la sala donde el consejo directivo de los docentes privados resolvía adoptar una perfil más combativo. Caló le dio su apoyo a Mario Almirón, referente del Sadop, cuando le dijo que irá por la reapertura de la paritaria "para que en 2015 la negociación salarial no arranque en desventaja".

A partir del 1° de enero del año próximo, el sueldo básico de los docentes, que es de $ 4400, quedará por debajo del salario mínimo, vital y móvil, que por entonces alcanzará los $ 4716. Los gremios docentes reclaman una compensación salarial para no quedar por debajo de ese mínimo.

El plan de lucha de los docentes ya se activó en el interior. La semana pasada, por ejemplo, UDA paró por 48 horas en Catamarca en reclamo de un plus salarial de fin de año. Las medidas de fuerza, a partir de ahora, podrían extenderse y se darían en tándem, con la adhesión del resto de los gremios. En Buenos Aires, el Suteba, que depende de la CTA oficialista, avanza en la organización de una protesta en contra de la administración de Daniel Scioli. Desde el gobierno bonaerense, en tanto, se evalúa dar un adelanto económico a cuenta de la paritaria de 2015..

Comentá la nota