Caló busca asegurar el mínimo de $8.500 para destrabar la paritaria metalúrgica

Caló busca asegurar el mínimo de $8.500 para destrabar la paritaria metalúrgica

Desde las 11, el titular de la UOM, Antonio Caló, y el presidente de Adimra, Gerardo Venutolo, mantendrán una reunión en la sede de la poderosa cámara industrial, a solo efecto de intentar destrabar la discusión salarial que no supera el “punto muerto” desde hace semanas.

La brecha tangible del 28% y $8.500 de salario inicial que reclama el sindicato y “el máximo estiramiento” del 25% a la que accederían los empresarios sigue como nudo de la cuestión. “Está trabada la negociación”, definió el jefe metalúrgico Antonio Caló a Bae Negocios con respecto a la situación de esa paritaria referencial para todo el arco sindical. Este diario anticipó que “quemadas de las naves” de la discusión por medio de negociadores patronales y delegados paritarios de la UOM, se echaría mano a un encuentro reservado entre las máximas autoridades para tratar de sellar un acuerdo. La cita tendrá lugar antes del mediodía, “ad referéndum” de que también el resto de las cámaras que agrupan a pequeños y medianos empresarios de diferentes actividades metalúrgicas le pideron a Caló “compartir un café”. Fuentes patronales recalcaron anoche que el actual escenario dista del que se planteó con el acuerdo del bono 2014, donde Adimra dió un paso al frente y dejó al resto de las cámaras en “off side” al sellar el acuerdo para esa gratificación de $2.000. Esta coyuntura paritaria encuentra a los empresarios en un “uno para todos y todos para uno”, dispuestos a limar fricciones y buscar “el mejor acuerdo posible”, más allá de que los empresarios encontraron un “clima ideal” para ahorrar pesos en cuanto al techo salarial que niega el Gobierno pero plasma al mismo tiempo cuando habla de “paritarias responsables” y “negociaciones a conciencia”, tanto desde la voz del ministro de Trabajo Carlos Tomada, como en la pontificación y protagonismo sin precedentes paritarios del ministro de Economía, Axel Kicillof. El funcionario genera algo más que murmullos entre gremios que jornadas atrás lo ponderaban, pero cambiaron su discurso cuando reiterara los montos de afiliación que pagan los trabajadores en contraste a la quita salarial por Ganancias al anunciar los cambios en el tributo que recauda la AFIP la semana pasada.

Ante la consulta de este diario Caló se abstuvo de considerar el escenario patronal y bregó por lograr el cierre del acuerdo, tal cual lo había expresado a los afiliados metalúrgicos que asistieron anoche al predio de la Sociedad Rural. El dirigente encabezó la presentación de la reedición de “La doctrina peronista”, de Juan Domingo Perón en el salón Reyes, del sector azul de la muestra. “Los empresarios siguen ofreciendo el 22% pero no nos vamos a mover de un mínimo de $8.500”, sostuvo el dirigente. A cargo del prólogo del lanzamiento editorial, Caló explicó que la obra entre muchísimas circunstancias “narra una historia que los chicos tienen que conocer”, ocasión en la que reivindicó a las víctimas del bombardeo de Plaza de Mayo en junio de 1955.

“Mi límite son los trabajadores metalúrgicos, sólo a ellos les rindo cuentas y desde un principio les prometí que la prioridad era subir el mínimo de $5.200”, y si bien destacó que “la actividad sigue en pie”, calificó ese monto como “una vergüenza”.

La nota de color la dejó al jefe de la UOM al informar a los asistentes a la presentación del libro, trabajadores metalúrgicos en su mayoría, el estado de la paritaria y al pedirles que en la movilización citada para mañana a Trabajo “no arrojen petardos” porque “van a romper los vidrios del ministerio”.

Comentá la nota