La CGT de Caló confía en que mejorará el escenario económico

La CGT de Caló confía en que mejorará el escenario económico
Contexto propicio para la reforma tributaria
Luis Autalán

Rumbo al comité donde el Gobierno y la CGT discutirán la suba del mínimo no imponible desde enero de 2013, la propuesta del equipo liderado por Horacio Ghilini (SADOP) impulsa una reforma tributaria “que sostenga principios de progresividad y financiamiento de caja”, según explicó el dirigente. Las otras opciones a criterio de la secretaría económica de esa central serían un “emparche” y posponer una decisión integral, o redistribuir el dinero modificando escalas y porcentajes “como se hacía en las gestiones de José Luis Machinea y Domingo Cavallo durante el gobierno de la Alianza”.

“Nosotros queremos ganar tiempo porque vemos una reactivación de las variables económicas que permitirán no sólo negociar sino proponer en mejores condiciones”, le dijo Ghilini a BAE Negocios. Los dichos del dirigente refieren al análisis de su equipo técnico, donde los especialistas tomaron como base el impacto económico de la decisión presidencial de eliminar el pago de Ganancias de los aguinaldos. “Son más de $2.000 millones que se inyectarán a través del consumo a la economía”, explicó a este diario uno de los analistas. Así consideran que el último trimestre del año “podrá cerrar con un crecimiento cercano al 7 por ciento”.

Por otro lado, ponderan la decisión política para que “tributen más los que más ganan, algo fundamental para sostener e impulsar un verdadero capitalismo nacional”. Otro dato que valoran los economistas que se denominan como heterodoxos es que mientras un alto porcentaje de los trabajadores incrementa su consumo ante cada mejora salarial, quienes perciben sueldos de $25.000 o mayores importes “buscan otros escenarios como el ahorro, la inversión bursátil y, antes de las restricciones, la compra de dólares”.

Desde ese equipo técnico realzan que el Gobierno “maneja la mejor y más precisa información económica”, como respuesta al interrogante en cuanto a la audacia de la propuesta que incluye un incremento a las retenciones del sector minero, la modificación del Impuesto Inmobiliario Rural y la devolución del IVA para la compra de alimentos de aquellos trabajadores que cobren sueldos de hasta $2.600 o desocupados que perciban ayuda social, entre otros ítems.

Sobre ese plano, Ghilini remarcó diferencias con la CGT de Hugo Moyano que van desde esa propuesta a la lista de reclamos sindicales al Gobierno. “No compartimos la misma agenda, nosotros no queremos eliminar retenciones, ni devaluar la moneda ni revisar la ley de medios”.

Lecturas

La experta tributaria Flavia Melzi consideró que la iniciativa del equipo de Ghilini apunta a algo necesario “y postergado” como una reforma tributaria. “No es secreto que gran parte de las mejoras salariales acordadas este año se diluyen en el pago de Ganancias”. En esa tónica, Melzi considera que el ajuste del mínimo no imponible debería plantearse en forma automática sobre la base de los niveles de inflación reales. En el caso de la eliminación del IVA para los sueldos de menores ingresos, la experta considera que la bancarización de ese rango de trabajadores no sería inmediata, “por lo tanto no se verificaría que perciban esa mejora”, y recordó que con la modificación dispuesta para eliminar el pago del tributo sobre aguinaldos dejó afuera a los autónomos.

También en diálogo con este medio, el politólogo Ezequiel Meler estimó que la “audacia” del Gobierno se pondrá a prueba a partir de enero, ya que “no pasó desapercibida la caída en la recaudación tributaria de este año”.

Comentá la nota