Caló se fue sin hablar de la Casa Rosada y advierten “el fin de la CGT oficial”

Caló se fue sin hablar de la Casa Rosada y advierten “el fin de la CGT oficial”
El jefe de la UOM fue recibido por Capitanich y Tomada. No hubo respuesta y planean una marcha al Congreso.

La relación entre el Gobierno y la CGT quedó al borde de la ruptura tras la reunión que hoy tuvieron sus principales referentes, liderados por Antonio Caló, con Jorge Capitanich y Carlos Tomada.

Caló llegó junto a Omar Viviani (taxistas), Andrés Rodríguez (UPCN) y Mario Manrique (Smata), con la idea de plantearle el perjuicio que ocasiona en sus trabajadores el impuesto a las ganancias.

Los funcionarios se atinaron a escuchar y estudiar las inquietudes, mucho menos de lo que esperaban los gremios.

El malestar de los sindicalistas se hizo evidente cuando salieron raudos sin hablar y ni siquiera le comunicaron lo ocurrido a sus pares de los sindicatos.

“Si Caló se fue así es porque no va a pasar nada habrá quilombo y se va al carajo la CGT oficial. Nos están forrenado. En lo que va del año perdimos 3000 puestos de trabajo por goteo y hay más de 10 mil suspensiones”, afirmó a LPO una fuente de la UOM.

Como adelantó LPO el jefe de la CGT y la CTA oficial no toleraron que tras cerrar paritarias Cristina Kirchner no exceptuara del pago de Ganancias el aguinaldo, como había hecho el año pasado.

La bronca que los gremios cerraron las paritarias por debajo del 30% con arreglos parciales por fuera que no blanquearan la inflación récord de este año. Parte de esos incrementos se fueron en julio con Ganancias.

Sólo en la UOM hay un 30% de los empleados alcanzados por ese impuesto. “Con estas reglas de juego un trabajador que gana poco más de 15 mil pesos pierde al año un salario por ganancias y el aguinaldo. Hay 5 CGT y todas pensamos lo mismo. Algo de razón habrá”, se indignaron.

Según pudo saber LPO, el diálogo entre las centrales es más frecuente de lo que parece: tras la reunión de la Casa Rosada, Gerónimo “Momo” Venegas llamó a varias segundas líneas de gremios de la CGT oficial para ver qué había pasado.

Hugo Moyano y Luis Barrionuevo planean un paro junto a Omar Maturano y Roberto Fernández, claves para parar el transporte en todo el país.

Caló y Ricardo Pignanelli (Smata) no están de acuerdo: creen que parar es una ayuda a las fábricas que están bajando la producción.

Están más cerca de seguir el camino de Huyo Yasky e ir al Congreso a pelear por la suba del mínimo no imponible y el cambio en la tabla de Ganancias, que establece pisos bajos para descuentos importantes por este tributo.

La CTA irá al parlamento el 4 de agosto. Si la CGT oficial sigue el mismo camino no hará sólo una marcha: “Vamos a hablar con los legisladores sindicales y con todas las fuerzas para ver que quieren hacer”, anticiparon. Sería el final de su noviazgo con la Casa Rosada.

Comentá la nota