Caló mira para el costado ante la ola de despidos en Tierra del Fuego

Unos 4 mil trabajadores del polo industrial fueron cesanteados, ante la pasividad de la UOM. Reducirían los subsidios.
Casi cuatro mil trabajadores del polo industrial de Tierra del Fuego fueron las primeras víctimas de la brusca devaluación de enero, que impactó bruscamente contra las empresas radicadas en esa provincia, afectadas por el aumento de los precios de los insumos importados

Alertados por la suba de los costos de los insumos y ante insistentes rumores de que el Gobierno nacional recortará los subsidios para las industrias fueguinas, los empresarios decidieron cortar por lo más fino y no reincorporaron a miles de trabajadores con contratos temporales.

Lo llamativo del caso es la pasividad de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) a nivel nacional. El jefe del gremio emblema del kirchnerismo y titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, planteó el tema en una reunión con Jorge Capitanich, pero hasta ahora no ha conseguido ninguna solución al respecto.

A nivel local, el titular de la UOM fueguina y diputado nacional kirchnerista, Oscar “Zurdo” Martínez, anunció una protesta para la semana próxima (casi un mes después de los despidos) “en defensa de los puestos de trabajo y de la industria nacional”.

Pero Martínez también es objeto de críticas por haber permitido el régimen de contratos temporales que derivó en despidos masivos ante la primera crisis. Esos cuestionamientos salen incluso desde la UOM nacional, donde sostienen que el tema es manejado por la seccional Río Grande y ellos “no están en el tema”.

El senador nacional Jorge Garramuño le pegó duro al gremio al afirmar que pese “en el crecimiento de los empleados y hasta con el beneficio político que le permite tener un diputado, permitió una serie de contratos, los famosos ‘contratos basura’, que hoy dan un marco de indefensión a una cantidad importante de gente”.

“Escuchaba al diputado Oscar Martínez echándole la culpa al chacarero que no vende su cosecha o al empresario que echa operarios porque no tiene insumos y no puede mantener la cantidad de gente.... Culpa a todo el mundo menos a ellos, que son los principales responsables”, fustigó Garramuño en declaraciones a medios fueguinos.

Según comentaron a LPO fuentes de la provincia, con el auge del polo industrial Martínez fue incrementando su poder en la UOM, que pasó de tener mil afiliados a casi 17 mil. En ese contexto, el gremio avaló el crecimiento de los contratos rotativos o temporales, que le permitió a los empresarios deshacerse de los trabajadores fácilmente, de acuerdo al nivel de demanda del mercado.

Industria en problemas

El cesanteo de casi cuatro mil trabajadores podría ser el prólogo de una crisis mayor para la industria fueguina, que no sólo se ve afectada por la devaluación de la moneda sino también por la decisión del Gobierno de empezar a cortar el flujo de subsidios.

A fines del 2013, el Gobierno nacional estableció que las empresas de Tierra del Fuego deben reducir en un 20% la compra de insumos importados en el primer semestre de este año. En promedio, los productos que se ensamblan allí tienen menos del 10% de componentes nacionales, lo que explica que el año pasado se hayan importado insumos por unos 8 mil millones de dólares.

En medio de una imparable caída de reservas y ante la necesidad imperiosa del Gobierno de hacerse de dólares, en las últimas semanas comenzó a sonar con mayor fuerza la posibilidad de que se recorten los subsidios para la industria fueguina.

Una versión indica que Jorge Capitanich ya le habría avisado a la senadora nacional Rosana Bertone que la Casa Rosada comenzará a cortar el flujo de aportes, mientras que se habla insistentemente de la idea de Axel Kicillof de cortar los subsidios.

Ante estas especulaciones, la ministra de Industria fueguina, Carolina Yutrovic, afirmó que en la Casa Rosada no le hicieron ningún tipo de anuncio a la gobernadora Fabiana Ríos. "En términos de dinero es una discusión que no podríamos ganar, pero hay que discutir en otro contexto", admitió.

Una situación comentada a LPO por una fuente de Río Grande deja a las claras la complejidad de la situación. Una embarcación que en estos días llegó a las costas fueguinas con dos cargamentos de insumos, abandonó finalmente el lugar ante la imposibilidad de bajar los productos. “Tenemos orden de no volver por mucho tiempo”, avisaron antes de partir hacia Centroamérica a dejar los cargamentos.

Comentá la nota