Caló negó cualquier chance de pacto social para congelar precios y salarios

Caló negó cualquier chance de pacto social para congelar precios y salarios

Antonio Caló, reiteró que la unidad del movimiento obrero llegará tras las elecciones. Con el mismo tono se mostró confiado en una reforma de la quita salarial por Ganancias si triunfa el FpV en octubre y negó cualquier amague por un “acuerdo social” para techar salarios y precios, en una hipotética mesa tripartita con Gobierno y empresarios.

Reconfortado por la consideración que le brinda Daniel Scioli como “referente”, Caló expresó que el hoy gobernador “va a ganar en primera vuelta”. En la recta electoral decisiva, nadie le puede discutir al titular de la UOM haber sido “el primer adelantado sciolista”, incluso cuando algunos de sus colegas ponían reparos, y algo más, para sumarse a la “ola naranja”.

Empero, ya se sabe, por principio físico, que toda acción genera una reacción, los recelos en la “mesa mediana” de su central, como también en sindicatos adversarios, no tardaron en brotar, respecto a su línea directa con Scioli.

Ayer, en diálogo con el programa Toma y Daca (Radio América), Caló resaltó sus esperanzas respecto de la destrucción de la tablita de Ganancias y reformular el concepto de esa quita salarial y también avanzar hacia un plan “Hambre cero”, desde la continuidad del modelo.

Además negó cualquier posibilidad de cubrir con el hormigón de un “pacto social” a los incrementos salariales. “Los acuerdos de cúpula no sirven. Se lo quiso hacer con Perón y Gelbard y fracasó”, dijo el metalúrgico. Las intrigas sin embargo sobre una presunta “disponibilidad” de Caló para pactar surgieron no sólo de sindicatos opositores sino de gremios que militan en su central.

“El que me subestima, se equivoca”, le dijo Caló a este diario hace algunos años cuando Luis Barrionuevo le disparó munición gruesa antes de una huelga general. El metalúrgico, en su estilo, no solo para manejarse ante los medios, sino al comando de un poderoso gremio que “renació como el Ave Fénix” desde 2003 a la fecha. Ante pares, léase secretarios generales, ofrece un margen de maniobra que otros dirigentes más jóvenes le destacan, “Antonio otorga libertad de conciencia y acción”.

Caló también considera que “nada sucede en su CGT” sin que él esté al tanto. Lo remite incluso a los primeros guiños para volver a sentarse en una mesa con los primos de Azopardo y la Azul y Blanca, pero el encuentro de Hugo Moyano, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez, Héctor Daer, Juan Schmid, entre otros, generó “más que bronca” a los que cierran filas por el metalúrgico en la CGT creada en 2012.

Comentá la nota