Caló se opone a un triunvirato y presiona para ser el único líder de la "CGT oficial"

Una nueva interna se desató en la CGT oficialista, luego de la reunión que mantuvieron Gordos e Independientes: acordaron que intentarán imponer un triunvirato, frente a la falta de liderazgo de Antonio Caló.
Pero el metalúrgico ensaya una alianza de último momento con Omar Viviani para resistir la jugada y convertirse en el único jefe de la central obrera.

"Nosotros pensamos que se puede hacer una triunvirato o un cuarteto -en el caso de que se sume Luís Barrionuevo- durante el primer año. Y luego sí salir a buscar un candidato que siga solo por un mandato entero de cuatro años", aseguró el titular de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, en diálogo con LPO.

La estrategia, confirmada a este medio, revela la última gran interna que se desata en el seno de la CGT oficialista por estos días. Los gremios Independientes, acaso los principales promotores de la candidatura de Antonio Caló, vuelven a quitarle su apoyo.

El enojo de Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA) y José Luís Lingeri (Obras Sanitarias) estalló con la partida sin previo aviso a sus "merecidas vacaciones", como él mismo definió. Nadie, ni siquiera en la UOM, sabía dónde había viajado. Y ocurrió justo cuando la Presidenta invitó al antimoyanismo a la Casa Rosada.

"En un momento así no podés irte. Si querés ser el candidato de la CGT, tenés que estar, que hablar públicamente. Te tenés que mostrar, y hablar de los temas que ocupan la agenda política del país. No puede ser que no esté al tanto de la reunión con Cristina Kirchner", se quejó ante este medio un gremialista por lo bajo.

Cuando regresó, el titular de la UOM se comunicó con los Gordos e Independientes para disculparse. Furiosos, le exigieron declaraciones más contundentes sobre su candidatura, porque estaba demostrando poca capacidad de "liderazgo".

Algunos días más tarde, para bajar el nivel de conflictividad, el antimoyanismo aseguraba que el enojo ya había cedido, pero que de todos modos evaluarían los movimientos del metalúrgico hasta el 3 octubre. En rigor, los Independientes ya le habían bajado el pulgar. Finalmente, eso quedó demostrado en la última reunión, donde ventilaron sus deseos de avanzar con un triunvirato.

Pero Caló parece decidio a resistir. En los últimos días, el líder de la UOM ensayó una alianza con el taxista Omar Viviani, quien pretende secundarlo en su mandato al frente de la central obrera: para eso, le ofrece el apoyo de los casi 50 gremios que se alinean en su Movimiento de Acción Sindical Argentina (MASA).

La semana que viene, según confirmaron los sindicalistas a LPO, habrá una cumbre antimoyanista, donde finalmente deberá definirse el tipo de conducción y el candidato. "Ya no queda mucho tiempo, pero nunca hay que descartar que los acuerdos lleguen recién 24 horas antes del congreso. Así somos", explicó entre risas un gremialista.

Comentá la nota