La CGT-Caló pidió una suba de salario familiar

La CGT-Caló pidió una suba de salario familiar
La central obrera más afín al Gobierno cree que así se aplacarán reclamos

La cúpula de la CGT oficialista le pidió al Gobierno un aumento de las asignaciones familiares, entre otras medidas antes de fin de año, como mecanismo para poner freno a la escalada de reclamos salariales que dispararon las subas a las fuerzas policiales tras las crisis en la mayoría de las provincias. Los gremialistas aprovecharon una reunión convocada de urgencia por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para retomar la agenda de planteos habitual, que incluye la actualización del Impuesto a las Ganancias y distribución de más fondos para las obras sociales.

Capitanich llamó a la denominada "mesa chica" de la central que lidera el metalúrgico Antonio Caló, como paso previo a una convocatoria prevista para esta misma semana y que incluirá la presencia de dirigentes empresarios. En ese encuentro tripartito el Ejecutivo intentará delinear un eventual cauce para los precios y los salarios de 2014, una posibilidad que pareciera quedar lejana tras el conflicto policial y las últimas subas de precios.

Junto a Caló estuvieron en la reunión los "independientes" Andrés Rodríguez (estatales, UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), el "gordo" Armando Cavalieri (Comercio) y el taxista Omar Viviani, al frente del sector de exaliados de Hugo Moyano, hoy entre los más leales al Gobierno. La idea de un incremento del salario familiar fue de Caló.

La última suba de las asignaciones familiares fue anunciada por Cristina de Kirchner en mayo y comenzó a regir en julio. De acuerdo con el ingreso del grupo familiar, el pago por cada hijo va de los 110 a los 460 pesos por mes, como máximo, el mismo monto que rige en la actualidad para la Asignación Universal por Hijo (AUH). En esa ocasión también se modificaron los topes para la percepción del beneficio, con lo que el Gobierno evaluó que desde entonces se sumaron casi 700 mil asignaciones.

La cúpula de la CGT oficialista se reunirá hoy a las 17 en la sede de UPCN. El encuentro estaba previsto desde el fin de semana, pero luego de la reunión con Capitanich servirá para analizar con más dirigentes los resultados. El jefe de Gabinete anticipó una charla a solas con los gremialistas una vez que supo que la central obrera tenía previsto desligarse de los reclamos por adicionales de fin de año.

Aunque gremios de esa organización, como la Unión Obrera de la Construcción y algunas filiales de la Unión Obrera Metalúrgica, negocian con las cámaras empresarias ese tipo de bonus, Caló y sus aliados acordaron que la CGT no se inmiscuirá de manera institucional con los planteos, de modo tal de darle oxígeno al Gobierno en su pelea con sindicatos disidentes como el de los camioneros, de Moyano.

El objetivo central de Capitanich es planchar las expectativas al alza que generaron los aumentos salariales en las fuerzas de seguridad. Sindicatos como la Asociación Bancaria, cuya conducción está alineada con el Ejecutivo, resolvieron frenar cualquier negociación hasta tanto analizar el resultado final de las recomposiciones en las policías y entre el personal de la Gendarmería y Prefectura Naval, de confirmación inminente.

Comentá la nota