La UOM de Caló, el primer conflicto sindical del año

La UOM de Caló, el primer conflicto sindical del año

• EL GREMIO METALÚRGICO RECLAMA BONUS SALARIAL QUE LAS EMPRESAS RECHAZAN.

• EL JUEVES HABRÁ UNA MOVILIZACIÓN.

El líder de la CGT oficialista,Antonio Caló, protagonizará esta semana el primer conflicto sindical del año. De no haber acuerdo mañana en la negociación con las cámaras empresariales, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el gremio que lidera Caló, dispondrá una movilización el jueves al centro porteño, confirmaron en la organización.

La protesta tiene una razón económica y otra política. La primera se basa en la negativa de las cámaras de empleadores a conceder un bonus salarial que debía regir para fin de año y que, en el mejor de los casos, las partes podrían acordar ahora en cuotas durante el verano. El motivo político es la respuesta esperable del mayor gremio industrial y encabezado por el jefe de la única central sindical reconocida.

La UOM inició en noviembre, de manera silenciosa, negociaciones con la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA) y las otras cámaras sectoriales, como la de autopartistas (AFAC), pequeñas y medianas industrias (CAMIMA), las terminales de Tierra del Fuego (AFARTE), las fábricas de productos de línea blanca (Fedehogar) y las empresas del aluminio (CAIAMA). Arrancó con un planteo de un bonus de 3.000 pesos que fue de inmediato rechazado por el bloque de empleadores. 

En sucesivas audiencias, de las que todavía no tomó parte directa el Ministerio de Trabajo, a cargo de Carlos Tomada, las entidades empresariales mantuvieron la negativa incluso cuando la UOM rediseñó su pedido hasta presentar una opción de entre $ 1.800 y 2.000 pesos dividido en dos cuotas iguales, pagaderos con los salarios de enero y febrero. 

El lunes pasado, sólo ADIMRA, la que agrupa al grueso de fábricas metalúrgicas, dio señales de convalidar un bonus de esas características, siempre y cuando quedase aclarado que su pago sería a cuenta de futuros aumentos negociados en paritarias. La cámara que preside Gerardo Venutolo tiene un claro alineamiento con el Gobierno a través de uno de sus directivos, Juan Carlos Lascurain, y durante las tratativas los ejecutivos se valieron de números oficiales para desmentir la pérdida de poder adquisitivo alegada por el sindicato. 

Mañana habrá un nuevo encuentro, y desde el gremio advirtieron que será el último. De no haber un entendimiento, el sindicato prometió que movilizará a sus delegados de todo el país a la sede de ADIMRA, en Adolfo Alsina al 1600, en el barrio de Congreso, este mismo jueves. 

Caló, debilitado el año pasado por la poca atención que le prestó a su CGT Cristina de Kirchner y por los avances en las gestiones por la reunificación de la central obrera para los primeros meses de este año, está doblemente obligado a mostrar la conquista salarial que reclama, y que consiguieron otros dirigentes, como Hugo Moyano (camioneros),Gerardo Martínez (albañiles, UOCRA) y Sergio Palazzo (Asociación Bancaria).

Comentá la nota