La UOM de Caló rechazó una propuesta de aumento del 24%

La CTA reclamó por salarios y prometió seguir en las calles
Las expectativas sobre el desarrollo de las paritarias no están posadas únicamente en la negociación de los docentes, que sigue estancada y que se retomará hoy en el Ministerio de Trabajo. También surge un gran interés por lo que suceda con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que, por ser el sindicato que encabeza el jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, servirá de referencia para el resto de las negociaciones.

Tras exigir inicialmente una suba salarial del 30% más $ 2000 adicionales, la UOM rechazó ayer por "insuficiente" una oferta del 24% más $ 1000 extras. Sin acuerdo, la negociación con las cámaras empresariales pasó a un cuarto intermedio para el martes próximo.

Inicialmente, Caló pidió un incremento del 30% en una cuota o en dos de 20 y 10% acumulativos, con lo que el incremento en el año hubiera sido de entre 32 y 33%. Pero la oferta empresarial en cuanto a porcentaje de incremento fue del 24% en tres cuotas de 8%, por pagarse en abril, julio y octubre. Y no serían acumulativas. También se ofreció un pago adicional de $ 1000 como compensación por la inflación.

Si bien entre el pedido inicial de la UOM y la oferta empresarial existe una diferencia porcentual de 9 puntos, los empresarios se mostraron confiados en alcanzar un acuerdo, según informaron desde las cámaras industriales a la agencia DyN.

Los empresarios consideraron que el gremio aceptaría el pago adicional de $ 1000, por lo que el tema por resolver sería el de los porcentajes.

Tanto la UOM como las cámaras patronales están alineadas con la Casa Rosada. Según dijeron fuentes sindicales, el Ministerio de Trabajo les pidió al gremio, a la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) y la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa Metalúrgica (Camima) que procuren un acercamiento.

Por otro lado, se retomará hoy la negociación de los gremios docentes con representación nacional.

Aún con la conciliación obligatoria en vigencia, los cinco gremios que integran el frente pidieron que el gobierno nacional mejore su última propuesta, que fue de un aumento escalonado de 31% en 16 meses para el sueldo inicial, que es actualmente de $ 3416, y un plus de $ 2000 por presentismo.

La oferta había sido rechazada unánimemente. Los sindicatos exigieron inicialmente subas de 42% (en el caso de la Ctera, que integra la CTA oficialista de Hugo Yasky) y de 61% (los cuatro gremios de la CGT que conduce Caló). Esta tarde, en el Ministerio de Trabajo, intentarán acercar sus posturas..

Comentá la nota